Iñaki Ereño, consejero delegado de la española, ha revelado que esta operación supone el primer paso para entrar en el mercado latinoamericano: “Un hito muy importante en la expansión internacional de la compañía. Se trata de nuestra primera gran operación en Latinoamérica, lo que nos va a permitir exportar nuestro modelo de gestión. A través de CRUZ BLANCA SALUD vamos a desarrollar un proyecto a largo plazo que nos permitirá convertirnos en una referencia en el mercado chileno”.

El Grupo Said, anterior accionista mayoritario, se mantendrá en el capital de la compañía, permitiendo a SANITAS contar con la experiencia y el conocimiento del mercado chileno de uno de los principales grupos empresariales del país, según apunta la aseguradora española.