Su discurso sí sonó a despedida, puesto que mencionó sus doce años en la Junta, los últimos cuatro de presidente y señaló que “siempre he sabido que son cargos temporales, para lo que siempre he estado preparado”. Añadió que “no es momento de despedidas”, pero agradeció el trabajo de todos los empleados del Colegio. Para el futuro, a partir de septiembre, a raíz de la convocatoria de elecciones en el cuatro trimestre del año, señaló que “será el tiempo para valorar junto a la Junta de Gobierno si es momento de presentarse de nuevo”.

También tuvo minutos para los colegiados, le hayan o no apoyado, “porque todos han impulsado mi trabajo” y concluyó señalando que “ha sido un honor presidir el Colegio”.

A continuación subió al estrado el presidente del Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros, José María Campabadal. A él también le sonó a despedida el discurso y empezó sus palabras indicando que era una “clausura de su etapa”. Quiso felicitar al Colegio de Madrid porque “ha sido siempre uno de los Colegios de referencia”, especialmente en su parte humana. Sobre el presidente del Colegio de Madrid mencionó que “ha sido el mejor vicepresidente del Consejo” por su entrega y porque ha hecho una labor extraordinaria. Resaltó especialmente su trabajo para ensalzar la figura del agente de seguros y su conocimiento profesional.

'PREMIO AZUCARILLOS' PARA REALE

Durante la noche también se entregaron premios y medallas de plata y de oro a los colegiados con 25 y 50 años, respectivamente, como asociados.

El galardón de ‘Madrileño destacado’ en su III Edición recayó en el Summa 112. Carmela Díaz, asesora de Marketing del Colegio, valoró su “calidad humana, su capacidad y su generosidad”. Por su parte, el ‘Premio Azucarillos’ ha recaído en REALE. El Colegio quiere reconocer así su labor destacada y su apuesta por la Mediación.