Con anterioridad, Antonio Osuna (GT Motive), Fernando Fauste (Audatex), Joana Sobrino (LIBERTY SEGUROS) y Francisco Picón (CASER) habían explicado qué perfil de perito reclama el mercado: un "perito global" que debe aunar un elevado conocimiento técnico y asegurador, con una orientación al cliente, capacidad de servicio, orientación tecnológica, capacidad de adaptación y flexibilidad.

¿A MEJOR O A PEOR?

En la mesa redonda, moderada por el perito David de Diego, se preguntó por la evolución desde antes de la crisis a la actualidad. Picón defendió que el perito está "infinitamente mejor" que antes, pero que quedan retos por resolver. Fauste y Osuna coincidieron a que al perito se le exige ahora más y aporta más valor, pero, aclaró el representante de Audatex, "le va bastante peor", por el descenso de trabajo y la existencia de "métodos alternativos a la pericia clásica", como la utilizaciones de los reparadores y talleres como tasadores. "¿Hemos sido capaces de trasladar a la compañías ese plus técnico y de servicio que ofrecemos para que los honorarios se adecuen?", se preguntó Fauste.

"A nosotros nos va peor. Lo hacemos mejor, pero, con suerte, cobramos lo mismo", comentó el presidente de APCAS. Muñoz destacó la labor del perito como "máquina de control de coste" para las aseguradoras. El representante de CASER confirmó esta labor de control de coste, pero recordó que hay otras opciones. Un tema en el que también incidió su colega de LIBERTY SEGUROS, quien aclaró que en su compañía se evalúan todos los múltiples factores que afectan al coste. "En cada punto, en cada proceso, se mira la eficiencia de costes", añadió.

MERCADO

Los participantes coincidieron en que hay cierta "fatiga en el mercado" e incluso crisis, con una guerra de precios que se traslada como un esfuerzo a los colaboradores, que, como en el caso de los peritos, se encuentran con márgenes cada vez menos asumibles.

En este entorno, las claves de futuro, según Fauste, son "la puesta en valor del servicio ofrecido"; "la reconversión de los trabajos del perito, asumiendo roles diferentes", como la mediación en conflictos o la dirección de procesos de reparación; y un uso adecuado de la tecnología, "que permite cumplir con las exigencias con márgenes razonables". Por su parte, Osuna cree que "algo va a cambiar; no será como antes, pero habrá cosas que vuelvan a su situación". Sin embargo, insistió en que el perito, cuya labor como técnico es "absolutamente necesaria", no volverá a hacer peritaciones "como churros" como en los mejores tiempos antes de la crisis. Preguntado por las herramientas de peritación que firmas como GT Motive ya facilitan a los talleres y que sirven para hacer el trabajo de los peritos fue tajante: "Los talleres tienen herramientas para confeccionar presupuestos, no de peritación. Para una peritación hace falta un perito". Otra cosa es que a una aseguradora le valga con ese presupuesto.

PROYECTO 'APCAS 2020'

En el debate sobre el futuro de la profesión, Fernando Muñoz recordó el proyecto 'APCAS 2020'. "El debate no es si desaparecerá la Pericia. Eso no está en duda. El debate es quién va a hacer las peritaciones. Y quiero que sean mis asociados las que las hagan, pero no mal pagadas", afirmó. Para ello el proyecto de futuro de APCAS pasa, entre otras cuestiones por formación de calidad y adecuados perfiles profesionales que hagan de los miembros de APCAS los "más competitivos".