El secretario general de FERMA, Pierre Sonigo, quien es responsable de las actividades de responsabilidad ambiental de la federación, dice que hay varias razones por las que un fondo no es necesario y podría incluso aumentar el riesgo de contaminación. "Es contrario al principio de quien contamina paga establecido en la Directiva de Responsabilidad Ambiental", afirmó. "Incluso es probable que funcione en contra del proceso de gestión de riesgos, en lugar de alentar a las empresas a asumir la responsabilidad por las consecuencias de sus propias actividades", añadió.

Y agrega: "En la mayor parte de Europa occidental, hay buena cobertura para los riesgos de contaminación, incluyendo los daños al medio ambiente. Donde el mercado no es tan sofisticado o el negocio busca el precio inaceptable, no es adecuado crear un fondo para que otros países tengan que pagar para compartir un riesgo que debe gestionarse a nivel local".

RAZONES PARA LA NEGATIVA A LA CREACIÓN DEL FONDO

Entre los motivos por los que FERMA se opone a la instauración de un fondo que cubra la contaminación, la federación explica que las regulaciones ambientales nacionales ya son fuertes y se aplican estrictamente; además, los reguladores son diligentes en el cumplimiento de la legislación. Asimismo, los miembros de FERMA dicen que los riesgos ambientales se incluyen en la estrategia de gestión de riesgos de sus compañías. Otro motivo para oponerse es que el seguro está disponible. Es decir, realmente ya existe una buena cobertura disponible en el mercado comercial para los tradicionales riesgos de responsabilidad ambiental y que remedien los daños ambientales. Un fondo podría interferir en el desarrollo futuro de este mercado.

Para FERMA, "no hay una talla única para todos". Así, explica que muchas variables afectan los riesgos ambientales y su seguro, por lo que sería imposible garantizar que el fondo sea adecuado para todos. Sin embargo, la federación sí acepta que algunas soluciones especiales puedan ser apropiadas para las pymes o industrias específicas. La federación también cree que el fondo podría suponer un aumento del riesgo: "Un fondo podría reducir los incentivos para que las empresas asuman la responsabilidad de las consecuencias de sus actividades. El mecanismo propuesto para el fondo no daría crédito para las actividades de prevención o un historial de reclamos bueno. También estaría en contradicción con "el que contamina paga" de la Directiva sobre responsabilidad europea (ELD)", argumenta. Finalmente, considera que el fondo distorsionaría la competencia: "Un impuesto al valor agregado para financiar el plan aumentaría el costo de producción de bienes en la UE".

PROPUESTA ALTERNATIVA

FERMA recomienda, en lugar de la propuesta de la Comisión, que se promueva el conocimiento de la cobertura de seguro disponible y otros instrumentos financieros para la gestión del riesgo, tales como la auto-retención; que se reduzcan los impuestos sobre las pólizas de seguros ambientales; que se inicie una base de datos europea para las reclamaciones ambientales dentro del ámbito de aplicación de la ELD; y que se promueva una mejor gestión del riesgo en el sector industrial.

COMPARTIR