FERMA recoge estos comentarios en su respuesta al Libro Verde de la Comisión Europea en materia de desastres naturales y provocados por la acción del hombre, en la que la que también hace hincapié en la importancia de una adecuada valoración de las amenazas como mecanismo para promover una cultura de gestión de riesgos. Se afirma que cuando el mercado privado es maduro y funciona bien, un sistema obligatorio no es deseable, pues crearía un riesgo moral, lo que significa que no se alentarían medidas de mitigación.

En cualquier caso, FERMA argumenta que aseguradoras y gerentes de riesgos deben tener igualdad de acceso a los datos sobre catástrofes recopilados y tratados por entidades a nivel europeo por delante de cualquier avance hacia un sistema de garantía financiera obligatoria.

“En términos generales, como compradores de seguros y profesionales de la gestión de riesgos, nuestros miembros no consideran que un sistema obligatorio mejore la capacidad del mercado asegurador. Aunque a algunas empresas internacionales les gustaría encontrar una mayor cobertura que la que actualmente encuentran disponible, las opciones evaluadas en el presente Libro Verde no parecen ser suficientes para mejorar la capacidad del mercado”, afirma Michel Dennery, vicepresidente de FERMA.

Desde la Federación se considera que los contratos para desastres a largo plazo son “una opción interesante”, pero requeriría de nuevos análisis y comentarios sobre las soluciones existentes. Por el contrario, cree que una “solución paramétrica” para estos riesgos de catástrofe en toda la UE es “potencialmente muy costosa e incierta”, debido al nivel de los datos que deberían ser recogidos y analizados

Aboga finalmente por llevar a cabo también una gestión del riesgo público, animando a los Estados a desarrollar políticas para reducir el impacto de los desastres a través de la adaptación de las infraestructuras actuales y futuras.