La decisión, adoptada en la Asamblea General de 20 de junio, sigue a una serie de solicitudes de particulares y de empresas para que poder seguir más cerca la evolución y actualidad de la gerencia de riesgos. No habrá restricciones geográficas sobre la ubicación de estos miembros, siempre que no sean ya elegibles para afiliarse a una asociación miembro de FERMA.

Las personas tendrán que gestionar o supervisar riesgos o seguros de empresas. Los miembros corporativos deberán tener intereses asegurables en Europa y emplear gerente de riesgos o de seguros. Aseguradoras y corredores de seguros y de reaseguros no están incluidos. Además, estos nuevos miembros no tendrán derecho a voto en FERMA.

“Sabemos que personas y empresas que tienen interés en la gestión de riesgos en Europa quieren seguir nuestras actividades más de cerca. La suma de estas voces como miembros nos ayudará a fortalecer la representación de los intereses de los gerentes de riesgos europeos en nuestras relaciones con la Comisión Europea y otros organismos”, comenta Pierre Sonigo, secretario general de FERMA.