Las conclusiones del trabajo destacan la falta de armonización entre los países en una serie de áreas como, por ejemplo, cuál es la autoridad nacional que debe tomar la decisión de intervenir cuando una aseguradora se declara insolvente, o la capacidad de cada modelo para la transferencia de cartera. El supervisor europeo también apunta a falta de armonización en los sistemas de alerta previa cuando una compañía de seguros se encuentra en dificultades, y el papel que desempeña la autoridad de control cuando la aseguradora se declara insolvente.

El informe también muestra cómo los Estados miembros han hecho uso de su libertad en la aplicación de la Directiva 2001/17/CE, relativa al saneamiento y liquidación de compañías de seguros, para encajarla en su marco jurídico e institucional. “Esto revela una posible necesidad de que cualquier futura directiva sobre planes de garantía de seguros debe dar a los Estados miembros la suficiente flexibilidad para adaptar el ajuste de los requisitos de la directiva a su propio marco nacional”, indica la autoridad europea.

COMPARTIR