La organización señala que el artículo 13.1 del Reglamento 1371/2007 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de octubre de 2007, sobre los derechos y las obligaciones de los viajeros de ferrocarril, establece que "en caso de que un viajero muera o resulte herido", la empresa ferroviaria abonará "sin demora" los anticipos necesarios "para atender a las necesidades económicas inmediatas, de forma proporcional a los daños sufridos".
En cualquier caso, advierte de que este anticipo "no constituirá reconocimiento de responsabilidad y podrá deducirse de cualquier suma que se abone posteriormente", según el apartado 3 del mismo artículo, y salvo excepciones, "no dará lugar a reembolso". La asociación indica que el cobro de estas cantidades es compatible con cobrar otras procedentes de otros seguros contratados, sean estos por parte de la compañía o por la de los propios viajeros.

Por último, aclara que la normativa europea prevé hasta 74.025 euros de importe máximo para las indemnizaciones correspondientes al seguro obligatorio de viajeros cuando, como en el caso de España, la legislación nacional establezca cuantías inferiores.

No obstante, se afirma desde FACUA, “las indemnizaciones podrán verse ampliadas a través del seguro de responsabilidad civil, suscrito por Renfe con QBE. Para ello, primero habrán de dilucidarse las responsabilidades”.

PROCEDIMIENTO DE GESTIÓN DEL SOV

Dentro del operativo especial para la atención a los perjudicados por el accidente ferroviario, ALLIANZ SEGUROS indica que, al efecto de iniciar los trámites derivados de la cobertura del SOV, afectados y familiares podrán dirigirse a cualquier oficina de Renfe Operadora, así como a cualquier sucursal de la entidad o directamente a través de su Centro de Atención Telefónica (902 300 186). “Nuestra compañía establecerá contacto con los interesados a la mayor brevedad, a fin de asesorar acerca de los trámites y documentación precisa para el cumplimiento de las obligaciones contractuales”, detallaba en un comunicado emitido el viernes.

Recuerda, además, que los traslados de los afectados y sus familiares están siendo gestionados por un equipo de ALLIANZ GLOBAL ASSISTANCE, que está en la zona para este cometido y ha establecido una línea telefónica para dar el necesario servicio (teléfono 91 325 55 96).