“Pese a la pérdida de confianza, el consumo privado se mantiene sólido, avalado por una tasa de desempleo en descenso (19,9% en junio, cuando hace un año era del 22,3%) y la aceleración del crecimiento de las ventas minoristas (+4,9% interanual en junio después del +3,2% de mayo)”, comenta el grupo en la última edición de su ‘Weekly Export Risk Outlook’, difundido por SOLUNION. Matiza, eso sí, que la producción industrial se ha ralentizado desde el crecimiento del 2,5% de abril al aumento del 0,8% de mayo y el 0,9% de junio, “y esta tendencia –indica- es probable que continúe mientras la cartera de pedidos totales siga disminuyendo”.

Por otro lado, se destaca que la agitación política ha comportado una caída de las inversiones de cartera: de unas entradas netas de 122.400 millones de euros en octubre de 2015 se ha pasado a unas salidas netas de 9.800 millones en mayo de 2016. “Mientras las rentabilidades de los bonos alcanzaron un nuevo mínimo histórico, situándose por debajo del 1% en agosto, es poco probable que las entradas netas de inversiones de cartera vuelvan a estar en terreno positivo, por lo menos en breve”, se avanza de EULER HERMES.

 

Informe sobre Nueva Zelanda

Por otro lado, SOLUNION da publicidad al informe de EULER HERMES sobre previsiones económicas de Nueva Zelanda, en el que se anticipa un crecimiento del PIB del país que seguirá siendo “cómodo” en 2016 (+2,5%/+3%).

Noticias relacionadas

El FMI rebaja dos décimas su previsión para España por el brexit

La incertidumbre política en España reducirá el crecimiento del PIB en 0,3 puntos este año