“La política monetaria está oficialmente basada en objetivos de inflación pero, en la práctica, el Banco Nacional de Rumanía también aspira a una estabilidad monetaria e intenta controlar el crecimiento del crédito y la liquidez. Aunque la deflación se ha agudizado desde enero de 2016, y alcanzó su récord histórico de -3,5% interanual en mayo, se espera que la inflación positiva regrese en la segunda mitad del año, y alcance el +0,5% a finales de 2016 y el +2% a finales de 2017”, detalla.

Por otro lado, está ya disponible la versión en español del último número del ‘Weekly Export Risk Outlook’ de EULER HERMES, en el que se hace especial hincapié en las claves económicas de Reino Unido, la Unión Europea y Estados Unidos.