En un entorno cambiante, los bonos flotantes son una clase de activo atractiva, ya que permiten reducir la sensibilidad a las fluctuaciones de los tipos de interés y capturar un rendimiento potencial.

El ciclo de bajada de tipos de interés que ha caracterizado el mercado desde hace unos 30 años ha llegado a su fin. El reto ahora para los inversores es encontrar soluciones que ayuden a capturar rendimiento y aprovechar potenciales subidas de tipos de interés controlando el riesgo.

Los bonos flotantes están bien posicionados para abordar el desafío de posibles subidas de tipos: no sólo su baja duración está protegiendo los inversores del impacto negativo en los precios que causa una subida de tipos, sino que también el cupón flotante les permite ofrecer un potencial incremento de yield.

Un bono flotante es un instrumento de deuda con un tipo de interés variable: su cupón está compuesto por un tipo de referencia y un diferencial fijo. A medida que el tipo de referencia aumenta o disminuye, también lo hace el cupón, que se ajusta regularmente (desde diariamente hasta una vez al año, dependiendo de la emisión).

Los bonos flotantes pueden ser interesantes para aquellos inversores que buscan reducir su exposición a movimientos de tipos de interés gracias a su baja sensibilidad frente a fluctuaciones de tipos, ya que el valor de sus cupones se adapta a la evolución de los mismos. Es decir, su rendimiento evoluciona en el mismo sentido que el de los movimientos de tipos.

Tal como sucede con otros productos de Renta Fija, tomar exposición a bonos flotantes puede resultar más complicado que acceder a productos de Renta Variable. El desarrollo de la oferta de ETFs Europeos ha facilitado el acceso de los inversores a estos bonos más específicos, permitiendo una exposición a los mismos en una sola transacción.

La gama de Amundi ETF de bonos con cupón flotante ha sido pionera en Europa. Captando más de 5.000 millones de euros desde su lanzamiento, ha demostrado el interés creciente por estos instrumentos en un entorno de subida de tipos. Con la gama Amundi ETF, los inversores pueden acceder a bonos flotantes en dólares, con o sin cobertura de divisa, y a bonos flotantes en Euros.

 

Documento promocional no contractual, no asesoramiento ni recomendación sobre inversiones. No dirigido a ciudadanos ni residentes en EEUU ni “US Person”. Preparado de fuentes consideradas fiables; no se garantiza su precisión, integridad ni relevancia, pudiendo cambiar sin previo aviso. Los fondos de Amundi ETF no están esponsorizados, aprobados ni vendidos por los proveedores de índices. Rentabilidades pasadas no garantizan resultados futuros. Riesgo asociado a los mercados a los que está expuesto el ETF. El precio y el valor de las inversiones están vinculados al riesgo de liquidez de los subyacentes. Se puede incurrir en comisiones y costes de transacción al operar con ETFs. Consulte el Folleto, DFI y documentos oficiales del fondo en www.amundietf.com

Amundi ETF designa el negocio de ETF de Amundi Asset Management; sociedad gestora de carteras aprobada por la AMF (nº GP 04000036), capital social de 1 086 262 605 € y sede en Bd. Pasteur 90, 75015 París, Francia.

FLOATING RATE USD CORPORATE UCITS ETF y FLOATING RATE EURO CORPORATE 1-3 UCITS ETF, compartimentos de la Sicav Amundi Index Solutions, registrada en CNMV con nº1495. Amundi Iberia SGIIC SAU: comercializador principal en España, supervisada por la CNMV e inscrita con el nº 31.