En concreto, las asistencias derivadas de fenómenos atmosféricos crecen más de un 19% en este periodo, mientras que las incidencias por daños eléctricos, incendios, daños en las instalaciones eléctricas y aparatos eléctricos por sobretensión, etc. se incrementan más de un 13% en los meses de julio y agosto. Por último, las relacionadas con robos se elevan en torno al 9% en los meses del verano.

"El incremento de las tormentas eléctricas y las lluvias intensas, que provocan incluso inundaciones, justifican el incremento de las asistencias derivadas de daños eléctricos y causados por fenómenos atmosféricos en los últimos años", señalan desde la entidad.

Julio, el mes de los robos

Según los datos de la compañía, julio es, en particular, el mes en el que más incidencias por robo se gestionan en todo el año, mientras que febrero y marzo son, por el contrario, los meses en los que menos asistencias se dan por este motivo. 

No obstante, los daños por agua son los más frecuentes, sea cual sea el mes del año, también en verano, con un 37,44% del total; les siguen las incidencias por rotura de cristales, con un 18,52% y los daños eléctricos, con un 15,7% del total.

usos seguro de hogar en verano