La Policía Local inició la investigación al detectar que en más de 40 siniestros siempre se repetían los nombres de los mismos implicados. Las compañías aseguradoras habrían llegado a abonar unos 300.000 euros de indemnizaciones a estas personas, según informa el diario Ideal.

Según explica un portavoz policial, los denunciados actuaban siempre igual, circulaban por los carriles exteriores de la rotonda y cuando se percataban de que algún vehículo que se encontraba en el carril central, ponía el intermitente para cambiar de dirección, aceleraban para provocar una colisión controlada, de la que siempre era responsable la víctima, ya que la preferencia en este tipo de vías corresponde al vehículo que se encuentra en la glorieta circulando por el carril de la derecha.

Además, los denunciados evitaban que asistiera la Policía Local y acordaban un parte amistoso, pero después se dirigían a un centro de salud para lograr un parte de lesiones que enviar a las compañías aseguradoras y lograr cuantiosas indemnizaciones.

Noticias relacionadas

El fraude cuesta al Seguro 550 millones de euros en 2015