Pilar Santamaría, director general de SCOR GLOBAL LIFE IBÉRICA SUCURSAL, repasó la situación actual de este seguro haciendo hincapié en que los sistemas en el mundo son diferentes, aunque tienen mucho en común. Destacó, en particular, el papel importante que tienen en Estados Unidos, con más de 7 millones de asegurados. Respecto a Alemania indicó que la cobertura es obligatoria ya sea pública o privada y abarca a toda la población; Francia tiene una experiencia de 30 años y cuenta ahora con 5,7 millones de clientes. Respecto a España, reconoció que “lamentablemente este tipo de seguro está muy poco desarrollado”, aunque confía en su desarrollo futuro como cuarto pilar de la sociedad del bienestar.

El director de Particulares de Vida y Pensiones de CASER, Manuel Álvarez, afirmó que este seguro debe ser “un producto que responda al interés de consumidor, cohabite con la protección pública, contenga beneficios fiscales y pueda ser comprado por la mayoría de las familias". Para llegar aquí, admite que hay que borrar la idea de que es un “fondo perdido” dotándolo de un plus añadido.

Finalmente, Santiago Romera, socio director de AREA XXI, recordó que aspectos como el aumento de edad de la población media, la baja natalidad o el cambio de forma de vida social obligan a nuevas fórmulas ante la incapacidad, no solo de mayores sino de la sociedad en general.  Abogó por “la creación de un modelo público-privado, con fuerte componente de gestión privada, constituyendo, mediante un sistema de capitalización, un fondo, el cual daría derecho a unos servicios a fin de cubrir una eventual situación de dependencia”.