El equilibrio entre cotizantes y pensionistas ha empeorado ligeramente respecto a 2016, cuando se situaba en 2,27 cotizantes por jubilado, debido a que mientras que el número de pensionistas ha aumentado en más de 96.000, el de cotizantes (trabajadores y desempleados) ha disminuido en 129.271 personas.

Según los datos del Ministerio de Empleo consultados por Efe, hay que remontarse a 1998 para encontrar una ratio más baja a cierre de año, de 2,15 en cuanto al equilibrio entre afiliados y pensionistas, si bien la mínima se contabilizó en 1996 (2,06).

Por el contrario, el mejor equilibrio entre cotizantes y pensionistas de la serie histórica se logró en diciembre de 2007, con una relación de 2,71, cifra que disminuyó de forma progresiva hasta los 2,23 que alcanzó en 2017.

A cierre de 2017, el balance anual que facilita el Ministerio de Empleo y Seguridad Social muestra que hubo un total de 19,45 millones de afiliados, de los cuales 18,33 millones eran trabajadores y los otros 1,12 millones eran desempleados, que contribuyen al sistema a través de las cotizaciones que incluye el subsidio de paro.

El número de afiliados ocupados marcó su máximo histórico en 2007, con 19,2 millones de cotizantes, y a partir de ese año, con la crisis económica, comenzó a disminuir hasta marcar los 16,2 millones en 2013, la cifra más baja en diez años. Desde entonces, la Seguridad Social ha recuperado más de 2 millones de afiliados ocupados, al sumar 417.574 cotizantes más en 2014; 533.186 más en 2015, 540.655 más en 2016 y casi 600.000 en 2017.

De los 8,7 millones de pensionistas a cierre de 2017, la mayor parte, 5,7 millones, eran perceptores de una pensión de jubilación, mientras que 1,7 millones eran de viudedad, 942.000 de incapacidad permanente, 323.000 de orfandad y casi 40.000 a favor familiar.

Pese a estos datos, el secretario de Estado de Empleo, Tomás Burgos, aseguró la pasada semana que la sostenibilidad de las pensiones está garantizada gracias a los más de 610.000 nuevos trabajadores afiliados que se registraron a cierre de año.  Además, destacó que el sistema finalizó el año incorporando a 6,32 afiliados ocupados por cada nuevo pensionista, es decir, que en 2017 empezaron a cotizar casi 600.000 trabajadores, frente a las 96.000 personas que comenzaron a percibir una pensión.