En su intervención también apuntó que para este año se han fijado integrar ocho nuevos socios de  diferentes provincias de España, objetivo en el que llevan trabajando desde diciembre, y recalcó  que “seleccionan las compañías de viaje, estamos con quien queremos”. No faltó la alusión al acuerdo que, en materia de formación, han firmado con el CECAS lo que, en 2013, les permitió impartir 131 cursos. Concluyó indicando que sus esfuerzos se centran en lo que son sus señas de identidad “formación, honestidad, profesionalidad y rigor”. 

APUESTA POR EL CORPORATIVISMO

Silvino Abella, presidente de la organización, extendió el agradecimiento a “todos aquellos que de un modo u otro han contribuido a que ESPABROK sea lo que hoy es”, y manifestó su confianza en que su trayectoria sirva para “seguir creyendo en el futuro de la mediación profesional y en la apuesta por el corporativismo”.

Tras expresar su reconocimiento al grupo de profesionales fundadores de esta empresa, recordó que en sus 25 años de existencia no han bajado la guardia en “la búsqueda constante de soluciones para nuestros clientes”, y aludió a la independencia como “la máxima que constituye nuestra filosofía de empresa, es una referencia para nosotros, y personalmente creo que debiera serlo para cualquier corredor que crea que el futuro profesional se construye, y no se espera pacientemente”.

También expresó su gratitud a las aseguradoras: “Han creído en nuestro proyecto y han apostado por él”. En esta línea tuvo una mención especial para “muchos directivos o responsables de esas mismas empresas que  siempre han estado prestos a escucharnos” y afirmó en el futuro su relación continuará en “la misma línea de compromiso, honestidad y rigor que ha tenido antaño”.

Sobre los cambios abordados a lo largo de los 25 años, señaló que se han llevado a cabo con “el ánimo y la convicción de estar trabajando por una empresa más fuerte, más democrática, más implicada, más estructurada y más convincente si cabe en sus planteamientos comerciales y de gestión”. No obstante, recalcó que “los pilares fundamentales que dieron lugar al origen de nuestra empresa permanecen sólidos e invariables, y son parte de nuestra filosofía corporativa y comercial:  apoyo al corredor/correduría de la red comercial en sus necesidades, incuestionable profesionalidad, respeto en las acciones, independencia en las actuaciones y compromiso máximo, tanto con el grupo como con aquellas iniciativas o labores que correspondan o a que hubiese lugar”.

Concluyó afirmando que ESPABROK “somos un grupo de profesionales ávidos de mejora, una empresa deseosa de progresos, una asociación con un alto nivel de compromiso, una agrupación de corredurías interesada en relaciones comerciales serias, responsables y estables con nuestros proveedores”. Desde este punto de vista, y a futuro, pidió a las aseguradoras presentes en el acto “una reducción en su recelo frente al asociacionismo, una censura frente a la búsqueda del individualismo mediante acciones maliciosas y una llamada a la perdurabilidad en las relaciones comerciales”. Cerró sus palabras reiterando el esfuerzo e intereses aportados por todos los que integran la organización de corredores.

Este año el Premio ESPABROK Solidario, en su segunda edición, ha recaído en Educa, organización que trabaja en la defensa de los derechos de la infancia. La cantidad entregada se destinará a becas de comedor para niños cuyas familias se encuentran en situación precaria. Recogió el talón Mª Fe Escolar, coordinadora del Área de Captación de Educa, de manos de Silvino Abella.