La jornada de la APD y Deloitte reunió a directivos de diferentes compañías que, a través de sus ponencias, dibujaron los retos a los que debe hacer frente el sector en sus distintos negocios. En materia de previsión social, Tomás Muniesa, consejero delegado de SEGURCAIXA HOLDING, lamentó que se hayan “perdido” los mejores años de crecimiento económico para impulsar el ahorro y ahora hay que hacerlo en una situación “contra-ciclo”, lo que requiere de “mayor esfuerzo e imaginación”. Hizo un llamamiento a un “esfuerzo colectivo, no partidista”, para afrontar una cuestión -como es la derivada del envejecimiento- que “es de Estado”. Para ello, hay que “solventar errores del pasado” (haciendo referencia a la eliminación de la incentivación del ahorro a largo plazo) y “ser ambiciosos” en las medidas que se adopten: realizar la reforma que garantice la sostenibilidad del sistema público de pensiones; fijar un adecuado marco jurídico; incentivar el ahorro; igualar el tratamiento fiscal de los productos; o incentivar el cobro en forma de renta.

En esta línea, Joaquín Capdevila, consejero delegado de SANTANDER SEGUROS, reconoció que el mercado del “retirement” es una oportunidad de claro crecimiento, en el que el Seguro está “infrarrepresentado”. En su opinión, se precisa, por parte de las compañías, un “esfuerzo” para ofrecer productos adecuados y, por parte de la sociedad, un “cambio en la percepción individual”, que el ciudadano asuma la responsabilidad sobre sus futuras pensiones; además de un apoyo institucional “fortísimo” para favorecer el desarrollo del mercado de la previsión complementaria.

Las perspectivas de los Multirriesgos fueron analizadas por Eduardo Samitier, director general de VITALICIO SEGUROS. Este negocio afronta una tendencia descendente de la producción y un progresivo aumento de la siniestralidad, lo que lleva a un estrechamiento de márgenes. Las compañías deben adaptar las características de su negocio a la nueva realidad, por ejemplo ajustando las coberturas a las necesidades reales de aseguramiento, lo que permitiría ajustar los precios y retener a los clientes; ofrecer facilidades para el pago de la prima; o aprovechar oportunidades como son las coberturas relacionadas con las viviendas en alquiler.

En Autos, Juan Hormaechea, director general del Área Aseguradora de MUTUA MADRILEÑA, abogó por el desarrollo de palancas basadas en la innovación como elemento diferenciador, tanto para el crecimiento del negocio como para la mejora de la calidad. Hay que “capitalizar al máximo” este estilo de gestión para cuidar al cliente, controlar los riesgos y mejorar los procesos, afirmó.

Seguro de Salud, el "agente amigo" del sistema público

El ramo de Salud se abordó desde el punto de vista de los modelos de colaboración pública-privada. Juan José Güemes, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, pidió un “Pacto de Toledo para la Sanidad”, un acuerdo político por el que se renuncia a utilizar de forma partidista a los pacientes y a los profesionales.

Por parte del sector, Javier Murillo, consejero director general de ADESLAS, apuntó a tres modelos de colaboración pública-privada que han demostrado que funcionan y que son eficientes. En primer lugar, el llamado 'modelo Alzira', que ha sido “fácilmente entendido por los ciudadanos, lo que lo ha legitimado” de cara a la sociedad; en segundo lugar, el 'modelo MUFACE'; y por último el seguro sanitario privado como ayuda a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, canalizando parte de la demanda hacia dispositivos asistenciales privados, y aliviando en entre 4.500 y 5.000 millones los costes para el sistema público. El seguro de Salud, por tanto, debe verse como un “agente amigo”, afirmó Murillo, y establecer un “marco regulatorio que incentive” los sistemas privados.

Finalmente, Iñaki Ereño, consejero delegado de SANITAS, afirmó que la gestión privada de centros públicos (en su caso el Hospital de Manises) aporta valor en varios aspectos: en la gestión del cliente; en los criterios de calidad; en los cuadros médicos; en la gestión de la demanda (tanto en la prevención como en la gestión de enfermos crónicos); en la investigación médica; y en el control de costes (“ser eficiente para reinvertir los beneficios”, destacó).

“Necesitamos Solvencia II”

La clausura de la jornada corrió a cargo de Carlos Montalvo, secretario general de CEIOPS, que habló de Solvencia II, un proyecto de largo alcance, tanto hacia atrás, por el tiempo que lleva su preparación, como hacia adelante, porque debe generar modelos de gestión para las próximas décadas. “Solvencia II, sí. Y para mucho tiempo”, comentó.

Ante la “parálisis” en la que ahora se encuentra el proceso de aprobación de la directiva, Montalvo cree que no se debe cometer el “error enorme” de paralizar el proyecto. La futura directiva es beneficiosa para las entidades, pero también para el asegurado, por que “vamos a ser más eficientes” y ello redundará en un mejor servicio. Por tanto, concluyó, “necesitamos Solvencia II y, además, va a ser bueno para todos”.

COMPARTIR