[David Leonor]

P.- ¿Cómo cree que pueden afectar las medidas de ajuste del Gobierno en la capacidad de ahorro de los españoles? ¿Cómo repercutirán estas medidas en el sector de los planes de pensiones?

David Carrasco.- Tal y como recoge el informe de Inverco publicado el 7 de febrero de 2012, la prolongada duración de la crisis actual, junto con el deterioro de las expectativas de crecimiento y la persistencia de elevadísimos niveles de paro, han provocado una disminución de la tasa de ahorro desde 2009 (donde alcanzó el 18,5% de la renta disponible) hasta niveles del 11,5% en diciembre 2011, última estimación de la que disponemos. Durante 2012, las medidas adoptadas para la contención del déficit, junto con el deterioro del perfil recesivo de la economía española y de sus niveles de empleo, posiblemente continúen mermando la renta disponible de las familias y, por tanto, su capacidad de ahorrar, al menos en el corto plazo.
No obstante, creemos que la disminución observada en las aportaciones a planes de pensiones en el primer semestre de 2012 respecto al mismo período del año anterior puede deberse, en gran medida, a las políticas comerciales adoptadas por las entidades, que en algunos casos han optado por comercializar vehículos similares (en particular PPA), y no tanto al impacto que, hasta el momento, hayan podido tener las medidas antes citadas en el sector. Como prueba, las aportaciones realizadas a los planes de pensiones Individuales comercializados por BBVA se han situado, en lo que va de año, por encima de las realizadas en el año 2011.
El patrimonio gestionado se situaba, a 30 de junio de 2012, por encima del registrado  a 31 de diciembre y cerca de sus máximos históricos por lo que podríamos concluir que, en un contexto de reducción de la renta disponible, la evolución de los planes de pensiones en particular y los vehículos de previsión social en general es claramente mejor a la observada en la tasa de ahorro de las familias, lo que indica que estos instrumentos están ganando peso entre los vehículos de ahorro utilizados en España.

P.- ¿Cómo está influyendo la crisis en el ahorro para la jubilación? ¿Se está despertando entre la población la concienciación de que hay que ahorrar más?

David Carrasco.- Los planes de pensiones, y en general los vehículos previsionales para la jubilación, han salido relativamente indemnes de una crisis profunda y prolongada como la que estamos viviendo, ganando posiciones entre los vehículos elegidos por los españoles como destino de su ahorro financiero. Con independencia de lo anterior, yo no me atrevería a decir que España sea un país donde no se ahorra, si bien es cierto que hasta el año 2011, casi el 80% del ahorro de las familias se destinaba a la inversión inmobiliaria.
Ese nivel es, a todas luces, muy elevado por lo que de cara al futuro esperamos que, en paralelo a una mayor concienciación poblacional sobre la necesidad de ahorro para la jubilación, se produzca una recomposición de los pesos relativos de los distintos vehículos que han sido tradicionalmente el destino del ahorro en nuestro país, lo que sin duda redundaría positivamente en el crecimiento en los planes de pensiones en nuestro país.

MEDIDAS PARA UN MAYOR DESARROLLO

P.- ¿Qué debería hacer el Gobierno y los legisladores para que esta concienciación se materialice en dinero destinado a la jubilación? ¿Son imprescindibles las cuestiones fiscales?

David Carrasco.- Desde INVERCO llevamos muchos años haciendo propuestas a los distintos Gobiernos con el objetivo de que la concienciación social sobre la necesidad de ahorro a la jubilación crezca, y de hecho la última vez ha sido en enero de este año, con motivo de la toma de posesión del Gobierno actual. Así, hemos propuesto toda una batería de medidas que pretenden facilitar la constitución de planes de pensiones en empresas, simplificar la operativa de los fondos y sus gestoras y mejorar el régimen de aportaciones y prestaciones.
En este sentido, entendemos que las cuestiones fiscales son importantes, ya que permiten señalar aquellas cuestiones que, para el legislador, es preciso potenciar y por tanto marcan el camino a la sociedad. Desde este punto de vista, entendemos que es posible mejorar el marco fiscal actual de los planes y fondos de pensiones, de manera que pueda potenciarse más a futuro, pero en modo alguno son las únicas medidas que se proponen desde INVERCO, ya que hay otro tipo de medidas (por ejemplo, las relativas a una flexibilización de los requisitos en los Planes de Empleo) que no suponen coste y, sin embargo, consideramos esenciales para un mayor desarrollo futuro.

P.- Y el sector privado, ¿qué puede hacer? ¿Las gestoras están haciendo lo suficiente?

David Carrasco.- En este caso permítame que le comente lo que estamos haciendo en BBVA, ya que no tengo conocimiento suficiente de lo que estén haciendo otras gestoras. En el ámbito de los planes individuales contamos con la gama de productos más completa del mercado, que incluye: planes con objetivo de inversión (ligados al perfil de riesgo del cliente); planes con objetivo temporal o ciclo de vida (que combinan una gestión activa de la cartera con un nivel de riesgo decreciente a medida que se acerca la jubilación del partícipe); planes garantizados.
En los fondos de Empleo, los factores determinantes del éxito y la creciente diferenciación entre gestoras que hemos venido observando en los últimos años residen, y esto es muy importante, en el asesoramiento permanente y la prestación de un servicio especializado a medida de cada cliente, aspectos por los que BBVA ha venido apostando de forma decidida y que constituyen, junto con la marca, los elementos determinantes de nuestro éxito. Ello se ha traducido en un servicio multicanal (Internet, cajeros, call center, oficinas e información postal) orientado al asesoramiento, tanto en la fase de acumulación como en la de cobro de prestación, y la información, donde el partícipe decide en cada momento la forma de relacionarse con la entidad. Además, no existe un servicio de primera o segunda en función de si el partícipe es cliente de la entidad financiera, ya que todos reciben el mismo trato.
En el ámbito de los planes de Empleo, nuestra apuesta por un servicio personalizado se traduce en que cada cliente tiene a su disposición el modelo de gestión de inversiones que desee (gestión activa ‘in house’, gestión a través de fondos de terceros especialistas, gestión indiciada, combinaciones de estas alternativas…) a diferencia de esquemas ‘café para todos’. Adicionalmente, apostamos de forma decidida por la diversificación en materia de inversiones.
Todo ello, junto con el hecho de tener detrás una marca con la solidez y prestigio, con una red de más de 3.000 puntos de venta en España y un modelo de servicio absolutamente focalizado en satisfacer las necesidades de cada cliente, han hecho posible que, a día de hoy, la actividad de Pensiones en España suponga para el grupo más de 140 millones anuales en beneficio antes de impuestos (BAI) más comisiones cedidas, aportando además una elevada recurrencia y diversificación frente al negocio tradicional de intermediación, así como intangibles de gran valor para una entidad financiera, como son la fidelización y el mantenimiento de relaciones de largo plazo con los clientes.

IMPACTO NEGATIVO DE LOS MERCADOS

P.- Recientemente se conoció que los fondos de pensiones españoles son los terceros menos rentables de la OCDE. ¿Esto desalienta al ahorrador? ¿Las pérdidas por la situación actual de los mercados bursátiles restan atractivo a los planes de pensiones?

David Carrasco.- Quiero referirme en primer lugar a la evolución de los mercados en el período considerado, que ha determinado los resultados de los planes de pensiones españoles y, posteriormente, a los resultados de gestión obtenidos por BBVA. Sobre el primero de los puntos, es preciso tener en cuenta que los datos presentados por la OCDE corresponden a las rentabilidades reales (es decir, después de inflación), por lo que influyen dos variables: el contexto de mercados; y la inflación del período en cada país.
Por lo que respecta al contexto de los mercados, la evolución vivida desde principios de siglo se caracteriza por dos crisis muy severas y cercanas en el tiempo (2000-2003, crisis tecnológica y de las puntocom) y 2008 (crisis financiera y de la deuda soberana) en las que: los tipos de interés establecidos por los principales Bancos Centrales se han situado en niveles mínimos; y los activos de renta variable han sufrido enormemente durante el período. En este entorno, además, la renta fija ha aportado rendimientos muy bajos, que no han podido verse incrementados por la aportación de la renta variable, dado el negativo comportamiento de los mercados de acciones en dicho período.
Por su parte, la inflación en España se ha situado en niveles medios del 3% desde el año 2000, significativamente por encima de los países de nuestro entorno y de los tipos establecidos en la Zona Euro por el Banco Central Europeo. En definitiva, los planes de pensiones españoles no han podido compensar la elevada inflación del período, debido fundamentalmente a la negativa evolución de los mercados.

P.- En el caso de BBVA, ¿cuál está siendo el comportamiento de vuestros productos en rentabilidades? ¿A qué responden estos rendimientos?

David Carrasco.- Con independencia de lo indicado anteriormente, el modelo de gestión aplicado en BBVA nos ha permitido que, por ejemplo en el caso de los planes de Empleo y a pesar del carácter marcadamente conservador de los mismos, nuestros resultados se hayan situado en línea o por encima de la inflación en prácticamente todos los períodos. Es consecuencia de una decidida política de diversificación en materia de inversiones, tanto en lo que se refiere a las áreas geográficas en las que invertimos, como a las clases de activos y, como he dicho antes, a la combinación de diferentes estilos de inversión en una misma cartera, todo ello con el objetivo de maximizar los resultados en función del perfil rentabilidad/riesgo de cada cliente.
Todo este trabajo ha hecho posible que, por ejemplo en el caso de los Planes de Pensiones del Sistema de Empleo y con los últimos datos de INVERCO a 30 de junio, nuestras rentabilidades se hayan situado en línea o por encima de la inflación en prácticamente todos los períodos considerados, batiendo además al mercado en todos los plazos.

P.- ¿Cuál está siendo la evolución de BBVA en lo que va de año en captación y patrimonio gestionado?

David Carrasco.- La evolución, tanto en términos de captación como en patrimonio gestionado, podemos considerarla muy positiva, ya que en el Sistema Individual somos una de las pocas entidades que está consiguiendo incrementar las aportaciones con respecto al año pasado, en un entorno tremendamente complejo. Por su parte, en el de Empleo nuestra actividad comercial también es muy positiva, habiendo conseguido captar un volumen significativo de clientes que contribuyen a incrementar nuestros activos en gestión.
Todo ello ha hecho posible que, en los últimos doce meses, hayamos incrementado nuestros activos en gestión en cerca de 200 millones de euros (que han pasado a suponer casi 15.700 millones euros) y nuestra cuota de mercado en más de 80 puntos básicos, reforzando si cabe todavía más nuestro liderazgo tradicional en pensiones, donde con una cuota total del 19,13% BBVA se consolida como la primera entidad del ranking, a una distancia significativa del resto.

COMPARTIR