Según valora en entrevista para 'Cinco Días', la perspectiva de cierre del primer semestre "es hacerlo en línea con lo conseguido hace un año. La previsión para el resto del año es seguir esta tendencia y repetir el beneficio conseguido en 2012. Tendría que haber una debacle de siniestralidad para que cambiara la previsión de resultados", apunta.

Según concreta, la compañía cae en seguros de Automóviles ("igual que el mercado"); en seguros Industriales ("porque teníamos una cuota bastante alta") y en seguros de Comercios ("no hay más que abrir la ventana para darse cuenta de los negocios que hay en alquiler o venta"). Si bien, reconoce el buen ritmo en seguros de Hogar y de Edificios y en seguros de Vida y Ahorro, donde "estamos creciendo muy apoyados por la actividad que tenemos con nuestros socios de bancaseguros", aunque "en el conjunto de las pólizas colectivas de Vida y Accidentes vamos en la media del mercado: decreciendo". En cuanto a las alianzas en bancaseguros tras las fusiones de cajas, explica que "están muy cerradas" y "ahora no visualizamos ninguna oportunidad", aunque si surge alguna "la valoraremos con mucha atención".

Preguntado sobre los cambios del Gobierno en planes de pensiones, considera que "será muy difícil que cualquier Gobierno pueda mejorar drásticamente la fiscalidad. Sería muy deseable, pero no esperable", aunque "acabará por mejorarse en cuanto se saneen las finanzas públicas". En lo que al sector asegurador afecta, Anchústegui entiende que el Gobierno critique las comisiones que se cobran, ahora bien, "si el sistema de pensiones fuera mayor, podríamos cobrar muchas menos". "El regulador también quiere que se desarrollen los planes de pensiones privados. Es normal que se pida al sector un esfuerzo por abaratar los productos y administrarlos de la forma más transparente que sea posible", asegura.

Finalmente, sobre la inversión en Sareb, opina que "será un buen negocio. Sareb acabará funcionando, será rentable y cumplirá el objetivo para el que ha sido creada". Respecto a la economía española, el directivo se define como "optimista": "Los aseguradores tenemos que serlo a la fuerza -dice-, porque si no, no haríamos ninguna póliza. Creo que 2014 será un año diferente (...). En 2014 podemos ver cosas que nos gustan".