La orden fija los distintos regímenes de reaseguro a cargo del Consorcio para las diferentes líneas de seguros. Seguros de producciones agrícolas y forestales (con porcentaje de reaseguro girado sobre prima de riesgo que se sitúa en el 7,3; 11,5 y 13,7 por ciento); seguros de explotación de producciones ganaderas (con porcentajes del 7,3 y 11,5 por ciento); seguros de producciones acuícolas (con porcentaje de reaseguro girado del 11,5 por ciento) y el seguro de retirada y destrucción de animales muertos en la explotación (1,2 por ciento).

Asimismo la orden también recoge el tratamiento que se debe dar a la reserva de estabilización de las entidades aseguradoras que conforman Agroseguro de forma que estas entidades deberán constituirla independientemente para cada uno de los grupos a efectos del reaseguro, hasta alcanzar los límites máximos previstos.