Durante su intervención, García de Francisco ha señalado que la existencia de políticas públicas de apoyo a la gestión de los riesgos agrarios se justifica por el elevado nivel de riesgo al que se enfrenta la actividad agraria, y ante el hecho de que la mayoría de estos riesgos tengan su origen en factores cuyo control se encuentra más allá del alcance de los agricultores.  

Asimismo, ha comentado que el sistema español de seguros agrarios tiene un carácter dinámico y flexible y ha indicado que ENESA mantiene su compromiso de continuar con su desarrollo y perfeccionamiento. En línea, el 38º Plan de Seguros Agrarios Combinados (aprobado en diciembre de 2016) contempla, entre los trabajos a desarrollar, el estudio sobre la posible implantación de un seguro de ingresos, rentas o precios para el sector agrario. Este tipo de seguros cubriría no solo los riesgos derivados de los factores naturales, sino también los ligados al funcionamiento de los mercados.