En una rueda de prensa el directivo reseñó que en México la regulación para la venta de estos seguros es flexible, lo que se traduce en un incentivo más para las empresas. No obstante, puntualizó que “éstas tienen que creer en el negocio y usar canales no tradicionales de comercialización”.

OPCIONES Y SOLVENCIA II

Santarelli quiso poner de ejemplo de comercialización de microseguros a Brasil, país que se apoya en los recibos de electricidad para su venta. En este sentido, indicó que México tiene en el sistema bancario un importante elemento de venta: “el canal bancario es muy potente en México, pero eso no es bancaseguro, como se conoce en el sector, sólo se trata de pólizas relacionadas a productos adquiridos con la institución financiera”, dijo el directivo de la calificadora crediticia.

Por último, trato el tema de Sovencia II y afirmó que su implementación puede producir el cierre de pequeñas aseguradoras o el cierre de otras tantas. Algo que a su juicio “no alterará el mercado porque el 75% de éste se encuentra dominado por diez empresas de seguros”. Añadió también que este tipo de regulación se hace difícil para este tipo de empresas de seguros puesto que tienen que hacer frente a altos costes a nivel regulatorio. Lo dejó claro expresando que “llega un punto en que para cumplir con la ley, debes de tener muchos costos adicionales y si no se pueden diluir, se tienen dos opciones: o se van a pérdida o suben el precio de la prima para pagar los gastos y se ponen fuera de mercado”, concluyó.