Lombard señaló que “claramente el crecimiento vendrá de la mano de nuestras operaciones en Asia y Latinoamérica, mientras que en Europa el crecimiento será más lento. Actualmente, en Latinoamérica estamos presentes en seis países y en Chile hace 15 años. Creo que en Latinoamérica crecemos rápidamente, doblando nuestras cifras. Respecto al foco de la compañía, apuntaremos especialmente a Chile. Continuaremos trabajando para que la respuesta a siniestros sea rápida, es decir, en menos de seis días”.

Sobre su visión de la economía mundial y qué ha cambiado con la crisis del euro, subrayó que “creo que después de cinco años de una situación económica difícil, especialmente en Europa, a mediados de este año se tomaron importantes decisiones, que nos auguran una posición para reconstruir lo perdido. Sin embargo, nosotros como industria de seguros tenemos que estar preparados para responder a los clientes ante cualquier escenario”.

Para BNP PARIBAS CARDIF “Chile es un negocio sólido y con altas expectativas de crecimiento. Actualmente, tenemos 38 socios y esperamos continuar trabajando con un foco fuerte hacia el cliente final. El mercado chileno tiene como plus estar inmerso en una economía sana, lo que hace que la gente esté bien económicamente y pueda tener acceso a nuestros seguros”.

En cuanto a su planes del grupo para chile, destacan que esperamos “continuar siendo los primeros en banca seguros, manteniendo la calidad de los servicios que entregamos y que nos hacen tener una penetración de 12,9 millones de pólizas, en un país de 16 millones de habitantes. Entre los planes concretos, tenemos como objetivo entrar en nuevas líneas de negocios, en coherencia con los planes de los otros cinco países de la región en los que estamos presentes”. Sobre el potencial de crecimiento para el segmento señaló que “nuestro potencial es aumentar el volumen de ventas. No contamos con fuerza de venta propia por lo que debemos trabajar en aumentar nuestra parrilla de productos, lograr que la gente mantenga los seguros por que reconoce su valor, a través de seguros con calidad y perfiles adecuados a sus necesidades”.

“En estos 15 años en Chile hemos sido testigos de excelentes resultados”, apuntó Eric Lombard, que explicó que sobre su evolución en Chile “hemos sido testigos de excelentes resultados. A través de la venta de seguros masivos, como vida y desempleo, hemos tenido acceso a sectores que nunca en la vida pensaron estar protegidos. Por ejemplo, para el terremoto de 1985 se pagaron 5.000 siniestros y en el terremoto de 2010, se pagaron 255.000. Esta cifra junto a otras, refleja lo competitiva que es la oferta de mercado y también el mayor interés de la gente por protegerse. Incluso tenemos un área especializada que detecta distintos perfiles de clientes, lo que nos permite adaptarnos aún más a sus necesidades”.

COMPARTIR