Así lo manifestó la directora de Desarrollo de Negocio de Willis Towers Watson, Cristina Satrústegui, que una jornada ayer organizada por la Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar de Madrid (ADEFAM).

“Los riesgos empresariales surgen de muy distintas maneras, por lo que la capacidad de anticiparse es clave para estar preparados y tomar medidas con antelación”, señaló. “Las empresas creen que la gestión del riesgo es una cuestión de precio, y la mayor parte de las veces las decisiones en este campo se dirigen a reducir primas a costa de cobertura. Sin embargo, no se trata tanto de reducir las primas como de optimizar el coste de las mismas”, explicó.

Riesgos inherentes al capital humano

Por otro lado, la consultora se considera que una completa gestión de los riesgos dentro de una empresa debe contemplar también los inherentes a la gestión de las personas. Según Eva Patier, directora de Talent & Rewards en la firma: “el riesgo derivado de una ausencia o deficiencia en la gestión de personas dentro de una organización puede derivar en unos resultados de negocio sub-óptimos”. En su opinión, no tener una política de compensación ordenada y suficientemente alineada con el mercado puede llevar a una rotación mayor de la esperada, “con el consecuente impacto en la cuenta de resultados”.

COMPARTIR