La RAA hace hincapié en que Estados Unidos y la Unión Europea deben centrarse en la reducción de los obstáculos al libre flujo de capital y la transferencia de riesgos, particularmente en relación a las actividades transfronterizas.

Frank Nutter, presidente de RAA, explica: "El impacto de Solvencia II y ahora del brexit, ha fomentado una cierta incertidumbre para las empresas estadounidenses que hacen negocios en países de la Unión Europea". Y agrega: "A la luz del resultado del referéndum en Reino Unido, es importante que las negociaciones de los acuerdos entre los Estados Unidos y la UE sigan siendo una prioridad inmediata entre todas las partes interesadas". Según el directivo, tal acuerdo puede resolver la incertidumbre y sentar un precedente para futuros acuerdos reglamentarios. "La RAA seguirá participando activamente en estas importantes negociaciones", concluye Nutter.

La City pide para el sector financiero un estatus como el de Noruega

La City de Londres se encuentra en conversaciones con funcionarios del gobierno en busca de apoyos para  establecer un acuerdo para el sector financiero similar al que Noruega tiene con la UE en materia comercial, informa Business Insurance. El país nórdico, que no es un miembro de la UE, sin embargo tiene estrechos vínculos con el mercado comunitario.

Adoptar un estatus similar significaría que Reino Unido tendría que pagar a las arcas de la Unión Europea y adoptar sus leyes, sin voz, a cambio de una licencia para vender productos tales como los servicios financieros en todo el mercado único de la UE de 27 países.  Esto chocaría con las promesas de los impulsores del brexit, que aboga por una salida sin ningún coste.

"Una gran cantidad de instituciones de la City quieren un acceso continuo al mercado único con los derechos del pasaporte único”, afirma Mark Boleat, responsable de política en el distrito financiero, en referencia al derecho a operar sin obstáculos en el mercado único. "Claramente, una de las opciones es el modelo de Noruega, Que esto sea aceptable para la gente que quería que el país saliese de la UE es otra cuestión”, matiza. “Habrá discusión con los funcionarios. No vamos a estar esperando hasta otoño. Hay una enorme cantidad de trabajo por hacer", anticipa.

Noticias relacionadas

Incertidumbre y volatilidad financiera, primera consecuencia del Brexit

Las agencias de calificación se pronuncian frente al Brexit