En la sesión intervinieron Juan Peláez, consultor en INCIBER; Jesús Galindo, director general de Safe-T Data; Roberto Baratta, director y vicepresidente ejecutivo de Prevención de Pérdida, Continuidad de Negocio y Seguridad de Abanca; y María Victoria Valentín-Gamazo, suscriptora de Riesgos Especiales y Líneas financieras de AIG.

Se insistió en que “todas las organizaciones han sido hackeadas en algún momento” pese a lo cual parece que a día de hoy todavía no existe una suficiente concienciación al respecto, como se demuestra que la inversión en ataques supera en 10 veces a la inversión en defensa.

Se coincidió en recomendar los servicios cloud, hacer un mapa de riesgos y contar con el consejo de profesionales como claves para la gestión del ciberriesgo. Se abogó por la colaboración (“En ciberseguridad no se compite, se colabora, porque necesitamos que el individuo confíe en la economía digital”, expresó uno de los ponentes), y se concluyó que cada vez los ataques son más sofisticados y aumentan los riesgos, lo que conllevará la necesidad de tener seguros para protegernos.

COMPARTIR