La compañía apuesta por el desarrollo de la profesión actuarial, “en América Latina faltan al menos 4.000 actuarios”, esta apuesta además se fundamenta en que recientemente han participado en el nacimiento de la Sociedad Latinoamericana de Ciencias Actuariales y Finanzas Cuantitativas – SOLACFIN; “se trata de una nueva iniciativa sin ánimo de lucro para facilitar la creación de tejido profesional de actuarios y otros especialistas financieros”.

 

Acaban de cumplir el segundo año completo de operaciones en América Latina del grupo ¿qué balance hace de este periodo?

Javier Aparicio.- América Latina es un mercado con enormes posibilidades de crecimiento para nuestra firma. Como en la música, cada país tiene un ritmo y una ejecución distintas. La cuestión es aprender a bailar la música que se toca. Y, al igual que ocurre con la mayoría de ritmos caribeños, solamente con “cuerpo europeo” no se sigue bien el movimiento.

Nuestro plan se ha refinado y adaptado a las circunstancias del cambio. El mercado latinoamericano es para nosotros aproximadamente dos veces en tamaño del que parecía ser desde las cifras que llegan a Europa. A esto se suma el creciente interés por nuestras soluciones con una alta dosis de burocracia. Existen mayores oportunidades que en el mercado europeo dada la limitada oferta y a un cierto retraso en la aplicación de las directivas mundiales contables y de solvencia.

¿Qué valoración hace de la función actuarial en América Latina?

Javier Aparicio.- La densidad de actuarios es muy inferior a Europa y América del Norte. Esto representa un verdadero reto con ciertas desventajas, pero sobre todo con oportunidades. En América Latina faltan al menos faltan 4.000 actuarios. A pesar del desarrollo de la profesión en México, Argentina y Brasil aún hay mercados que se preguntan para qué sirve un actuario. Se está produciendo un éxodo de actuarios venezolanos hacia otros los mercados de la región como América Central, Caribe, Chile y Colombia. Dado su buen grado de formación, se están insertando sin dificultad.

Hay que destacar la distribución desigual de su preparación según los distintos mercados. En la mayoría de países conviven actuarios que han desarrollado cursos de un año de técnica actuarial con otros formados en las mejores universidades norteamericanas y europeas.

Nuestra compañía conserva en sus pilares estratégicos el impulso de la profesión actuarial. Recientemente ha participado en el nacimiento de la Sociedad Latinoamericana De Ciencias Actuariales y Finanzas Cuantitativas – SOLACFIN. Se trata de una nueva iniciativa sin ánimo de lucro para facilitar la creación de tejido profesional de actuarios y otros especialistas financieros.

¿Puede desgranarnos alguna de las claves del plan estratégico y del desarrollo de recursos humanos dentro del grupo?

Javier Aparicio.- Estoy convencido que nuestro éxito a largo plazo se fundamenta en el conocimiento de un cliente heterogéneo por toda la región -nada nuevo, por cierto-, así como desarrollar un equipo humano joven, local, especializado y con fuerte llegada local. 

Para ello, hemos llevado a cabo dentro del nuevo Plan Estratégico un esfuerzo por reforzar nuestra dirección y potenciar enormemente la entrada de jóvenes actuarios y matemáticos. Pero sobre todo vamos a seguir poniendo el foco en nuestra capacidad de venta.

Con la incorporación de Carolina Ramírez y la promoción de Judith Ruiz y Camille Sardin, la entidad configura una potente y joven dirección, bien secundada por la experiencia de Freddy Perez en las áreas de Reserving y Data Base Management, y un equipo de actuarios que está adquiriendo a velocidad fantástica y una valiosa experiencia. Estamos analizando la posibilidad de reforzar aún más este equipo para abordar el mercado norteamericano y canadiense y reforzar nuestros lazos operacionales con España y Portugal. Entre ambas regiones hay mucho más que un idioma compartido.

Consideramos España y Portugal piezas estratégicas por su significado en Latinoamérica y su condición de cabeza de puente entre el continente americano y el europeo.

"Estamos analizando la posibilidad de reforzar aún más este equipo para abordar el mercado norteamericano y canadiense y reforzar nuestros lazos operacionales con España y Portugal. Entre ambas regiones hay mucho más que un idioma compartido.

Nueva oficia en Chile y reforzar mercados activos

¿Y cómo piensan ganar esa capilaridad?

Javier Aparicio.- Nuestra estrategia descansa también en la consecución de acuerdos estratégicos y otros acuerdos puntuales en cada mercado. El 1 de enero hemos abierto una oficina técnica en Santiago de Chile que compartimos con PRECISA SOLUCIONES, nuestro socio local, con quien hemos obtenido un remarcable éxito en 2016 y 2017. La apertura de esta oficina redundará en nuestra capacidad de reacción inmediata cerca del cliente y de nuestro socio. Ya están en fase de acoplamiento los técnicos que fortalecerán nuestra capacidad instalada en Santiago.

A lo largo de 2018 esperamos establecer en São Paulo y en Ciudad de México una experiencia similar que refuerce nuestra presencia local en Brasil y México y no descartamos ampliar nuestra red de oficinas técnicas a otros países, siempre en apoyo de nuestros socios locales. Vamos a continuar trabajando en la distribución masiva mediante acuerdos multicanal.

“No descartamos ampliar nuestra red de oficinas técnicas a otros países, siempre en apoyo de nuestros socios locales. Vamos a continuar trabajando en la distribución masiva mediante acuerdos multicanal”

 

¿Durante estos años, han tenido que revaluar su estratégica en América Latina?

Javier Aparicio.- Nuestra estrategia sigue fundamentada en la constante mejora del conocimiento de cada uno de los 12 mercados en los que ya operamos, un equipo joven y especializado, unos acuerdos estables y confiables con nuestros socios locales y, además, una relación calidad precio de nuestros productos y soluciones absolutamente imbatible.

Tenemos que continuar alimentándonos de la experiencia de nuestros equipos de desarrollo en Europa. Allí se lleva a cabo un esfuerzo enorme por asentar nuestra actividad multinacional y la mejora continua de nuestros productos. No es una afirmación vana: el grupo ha decidido incrementar muy significativamente el equipo de Addactis Software en 2018. Es una apuesta por la inversión en desarrollo. Queremos ser líderes mundiales en edición de software para actuarios y los cimientos están ya puestos.

¿Cuál es su foco de negocio?

Javier Aparicio.- Apostamos por el desarrollo de soluciones adaptadas a la función actuarial, como por ejemplo la adaptación y simulación de tarifas con las más modernas técnicas, el refinamiento en la modelación de riesgos de activo y pasivo y tests de suficiencia regulatorios, el cálculo de reservas, cuadros de mando de solvencia, o el tratamiento del dato y su integración en las normativas IFRS17, que ya están en vías de implementación en nuestras herramientas. No solo ayudamos a las entidades a cumplir sus requisitos regulatorios, sino a entender la importancia de gestionar on-line sus negocios, su rentabilidad, sus riesgos y su consumo eficiente de capital. Pero también queremos poder enseñarle a ganar dinero en este nuevo entorno más complejo. En breve anunciaremos el lanzamiento de nuevas herramientas de gestión basada en riesgo muy novedosas.

También tenemos un continuo interés por avanzar en nuevos campos como es el Data Science, Machine Learning (en abril estará disponible nuestro nuevo módulo), o modelos actuariales.


“Nuestra filial Latinoamericana se ha convertido en un banco de pruebas”

Por último, ¿dónde quiere estar la compañía en los próximos años?

Javier Aparicio.- El grupo ha trazado unos objetivos muy ambiciosos para los próximos 5 años. Como ya apuntaba anteriormente, hay vientos favorables que deseamos aprovechar para situarnos como referente mundial en la fabricación de soluciones para actuarios. Nuestra filial Latinoamericana se ha convertido en un banco de pruebas. Aquí se discuten puntos de vista y alternativas de negocio que luego servirán en otros mercados. Queremos también desarrollarnos con fuerza en Asia y en América del Norte. También en el África francófona como extensión de nuestra fuerza en Francia. No tenemos prisa. Estamos aprendiendo a crecer de forma rentable, con el foco en el largo plazo.