Según Audatex, el historial de reparaciones de los talleres demuestra cómo en los últimos años los avances en seguridad en los coches provocaron que los siniestros delanteros pasaran de representar la mitad del total siniestros en 2006 a una tercera parte en 2015.

Por otro lado, se estima que, dentro de cinco años, dos de cada tres coches sobrepasarán la década de antigüedad. Esta mayor presencia en las carreteras y calles españolas no se traducirá en más visitas al taller, pues solo una de cada tres reparaciones será de estos vehículos. De hecho, el porcentaje de reparaciones de las que serán responsables apenas se incrementará de 2016 a 2020. Si hoy son el 31%, para entonces serán el 33%.

Según el responsable del Mercado Posventa de Audatex, José Luis Gata, “el nuevo contexto del taller del mañana no solo afecta al canal, sino al tipo de taller. Así, los de carrocería tendrán que adaptarse a esta nueva realidad, pues los avances tecnológicos de los coches nuevos implicarán menos siniestros, mientras que en los viejos, los más numerosos, lo habitual será, como lo es ya, que si el golpe es muy importante y la reparación supera el valor venal no se repare, y si es leve, tampoco”.