Así lo revela un informe publicado por Capgemini, para quien los contratos inteligentes serán capaces de resolver diversos problemas relacionados con los contratos tradicionales, que dependen de los documentos físicos, más sujetos a retrasos, errores y fraudes y mal adaptados a la era digital.

Tras entrevistas detalladas con los profesionales de la industria de los servicios financieros, de startups de 'smart contracts' y académicos, el informe señala que la adopción de estos contratos inteligentes, además de mitigar los riesgos, reducirán los costes y las demandas por los servicios administrativos, aumentando la eficiencia de los procesos en toda la cadena. Solo en el ramo de Autos, se espera que genere un ahorro de hasta 21.000 millones de dólares en todo el mundo.

Además de para las empresas, la expectativa es que los consumidores también se beneficien con este nuevo sistema, debido a una oferta de productos más competitiva y procesos más sencillos que proporcionen una mejor experiencia del consumidor y primas aún más bajas.

Sin embargo, hasta que llegue el momento en el que los contratos inteligentes sean frecuentes, hay que superar una serie de retos. En primer lugar, es necesario contar con profesionales que dominen los procesos de la tecnología. La seguridad y la privacidad de los datos almacenados también deben ser tratados con precaución. Otro desafío es conciliar la tecnología con el negocio de los sistemas de legado y la escala de las operaciones. El reglamento también tendrá que adaptarse a la tecnología y los sistemas de gobierno de las compañías de seguros, con el fin de proteger los intereses legales de los involucrados.

Puede consultar el documento entero, en su versión en inglés, aquí.

COMPARTIR