Según el regulador, el país centroamericano tiene un gasto en seguros per cápita de 200 dólares, cuando el promedio en América Latina alcanza los 240 euros. Esta es la primera vez desde la apertura del mercado de seguros que se dan estos resultados en Costa Rica.

La Superintendencia ha manifestado que el incremento más significativo fue en el negocio de Vida, que aumentó un 17% respecto al año precedente y finalizó en casi 2 millones de clientes. Por su parte, el negocio No Vida también creció con tasas del 10,5%. Este ramo está compuesto por pólizas contra daños, incendio o terremoto, incluso obligatorias como la de los vehículos.