El director general de la asociación, Recaredo Arias, ha reconocido que losVida, Pensiones, Accidentes y Enfermedades, Daños y Automóviles “tendrán un crecimiento similar, lo que permitirá que las primas de seguros crezcan más del doble de lo que lo hará la economía mexicana durante el próximo año”. No obstante, detalló que uno de los temas principales es el aumento de la penetración de los seguros respecto al PIB.
Al cierre de este ejercicio, se prevé un crecimiento en primas del 9,5%, mientras que la penetración de este instrumento financiero seguirá ubicándose por debajo del 2% respecto al PIB. 

Recaredo Arias dijo que de llevarse a cabo las acciones del Plan de Desarrollo Estratégico, las primas respecto al PIB podrían representar hasta 2,4 % para el 2016. El directivo de la AMIS resaltó que “las perspectivas del seguro en México son alentadoras y el dinamismo se mantendrá por encima del crecimiento de la economía, como consecuencia de la situación demográfica y los proyectos de desarrollo”.

Asimismo, explicó que la contribución que hacen los seguros a la estabilidad y competitividad es un “poderoso” argumento para que su desarrollo se convierta en prioridad de políticas públicas.

Por su parte, Fernando Solís, presidente de la Asociación aseguró que es necesario impulsar políticas públicas que permitan detonar a la industria aseguradora en México, como la implementación del seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para los automovilistas, falta de seguros de invalidez o vida por parte del IMSS, ISSSTE y la ausencia de un Sistema de Seguridad Social Universal. Agregó que alrededor de 60 millones de personas en el país no cuentan con ningún servicio de seguridad social -si acaso sólo el Seguro Popular en algunos casos-, mientras que la penetración de los seguros no llega ni a dos por ciento.

Por otra parte, Arias considera que la Ley de Instituciones de Seguros va a “propiciar que el capital de las aseguradoras esté en función de los riesgos que están manejando. De esa manera, va a estar calculado de una manera pues mucho más profesional, con modelos mucho más científicos. A la vez, esto le dará la certeza al consumidor de que una compañía que toma más riesgo tendrá que poner más capital y una compañía que es más conservadora pondrá menos capital; pero siempre el capital será el suficiente para garantizarle al público todos los riesgos que está tomando la aseguradora y le va a cumplir sus compromisos”.

También dará pie a un gobierno corporativo “mucho más robusto, mucho más fuerte, con todos los comités delegados del consejo para todo lo que es la auditoría y todos los comités que tienen que ver con el manejo de riesgos de la propia aseguradora”.

Por último, se va a pedir de forma obligatoria “una calificación para aquellos que en un momento determinado no pueden o no quieren ver la información de detalle de la aseguradora, pues la calificación ya les dirá al público qué es lo que significa cada compañía de seguros”.