Por su parte, la tasa de siniestralidad presentó un ratio superior en casi un punto respecto a marzo de 2013, desde el punto de vista de los negocios directo y aceptado, arrojando un índice del 69,5%. Por ramos, a finales del primer trimestre, el resultado de la cuenta técnica (sobre primas imputadas en el negocio retenido) ha sido el siguiente: en Autos, un 7,2%, frente al 7,6 % de 2013; Multirriesgos, un 12,6% y 11,3% en el ejercicio anterior; Salud un 2,1% y un 4,0% en 2013; el resto de No Vida registró un 17,1%, porcentaje que en 2013 fue de 18,9%.

Respecto al negocio de Vida, en términos de rentabilidad técnica del negocio retenido sobre provisiones, obtuvo un ratio del 0,38%, en comparación con el 0,73% existente a marzo de 2013.