El acto contó con intervenciones del embajador de Francia en España, Jérôme Bonnafont, y de Xavier Bertrand, que resaltaron la importancia de esta distinción que se concede a aquellas personas que han destacado por sus méritos civiles y por la promoción de Francia en el extranjero. Ya con la Legión de Honor en la solapa, el propio Jean François Berte desarrolló una muy emotiva exposición, en la que recordó su trayectoria en nuestro país desde que llegó, hace 33 años, “en un viejo coche, con mi mujer y entonces mi única hija”. Hizo también un repaso de su trayectoria profesional en nuestro país y su paso sucesivo por SCOR, LE BLANC DE NICOLAY y GUY CARPENTER, concluyendo al respecto lo curioso que le resultó. “A mí, un francés, tener que llevar a cabo la integración de una sociedad francesa en una norteamericana y ello en España”, así como su alegría por estar en un país que, reconoció, “siento ya como mío y eso que en determinados momentos profesionales creí que ya me había llegado el momento de volver a Francia”.

COMPARTIR