“El tren digital es un reto para las aseguradoras, no sabemos a dónde va, es rápido y no para, cambia continuamente. Comprender las tendencias de lo digital ayuda a intuir el cambio”, ha afirmado Michael Noack, director de Riesgos en el área de Advanced Analytics en Deloitte, en su participación ayer durante la última jornada del evento ‘Nueva Generación de Seguros’, organizado por INESE, con el patrocinio de Altran. Noack ha abordado el impacto de Analytics & Big Data y ha repasado las tendencias e influencias en modelos de distintos países. Asimismo, ha revisado las actuaciones de los actores no tradicionales en el sector asegurador (Google, Amazon, Facebook y Apple) y su implicación actual y futuro potencial en la industria aseguradora, especialmente a través de su participación como mediadores o comparadores.

En la jornada, Adolfo Hernández, Cybersecurity advisor de Telefónica y Cofounder de THIBER, ha presentado las actividades de este ‘think tank’ pionero en España en el estudio de la ciberseguridad y la ciberdefensa. Hernández ha remarcado que al hablar de ciberrriesgo lo hacemos de un riesgo creciente y con un impacto aún desconocido. Tan desconocido como pudo ser en su momento el riesgo de incendios. Con este paralelismo, Santiago Sánchez, director de Ventas y Distribución de CHUBB, se ha remontado a los orígenes del seguro de incendios cuando justamente cumple sus 350 años del Gran Incendio de Londres. Un riesgo desconocido, el fuego destruyó más de 13.000 hogares en una época en la que los seguros no existían. Hoy los riesgos cibernéticos se pueden cubrir, pero Sánchez insiste en la obligación de todas las empresas en pedir a sus proveedores de contratar este tipo de pólizas y tener un plan de contingencias.

Álvaro Satrústegui, presidente y CEO de EXSEL, experto en diseño de productos y especializado en seguros para drones, ha analizado la cobertura para estos vehículos aéreos no tripulados, distinguiendo entre los que se utilizan para uso comercial y los que disfrutan los aficionados al aeromodelismo. Satrústegui ha recordado que la legislación en Europa se está desarrollando, mientras que la tecnología avanza, así como su uso se va ampliando: entrega de paquetería, situaciones de emergencia, búsqueda de personas, valoración de riesgos, control de incendios y otros fines como acceder en zonas peligrosas para el ser humano.

Por último, la visión sobre el impacto de la biomedicina en las personas y en el Seguro fue aportada por Ana Villanueva, Chief Medical Officer de MAPFRE RE. La evolución de la biomedicina hace que la declaración de salud, previa para la contratación de ciertos seguros, esté “muerta”, ya que los datos necesarios podrán ser conocidos. Es decir, la biomedicina y las tecnologías aplicadas a la salud un cambio del proceso operacional. Asimismo, estos avances permitirá la creación de nuevos productos y seguros personalizados que permitan pagar por lo que el cliente verdaderamente necesite. En el horizonte más inmediato, la medicina predictiva y genómica que permitirá prever si una persona puede padecer determinadas enfermedades.

Noticias relacionadas

La nueva generación de seguros gira hacia una filosofía de empresas de servicios