“Debemos dar prioridad a la demencia porque afecta a una de cada 20 personas mayores de 65 años y a una de cada 3 mayores de 95”, explica Pedro Cano, director de Innovación Médica y Sistemas de Gestión de Sanitas Mayores, asistente a la II Edición ‘SANITAS en Demencia’.

El encuentro, que se celebró el jueves de la pasada semana en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, ha contado con ponentes de prestigio del mundo de la medicina y con el aval científico de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Esta nueva edición ‘SANITAS en Demencia’ se ha centrado en dar a conocer el uso de biomarcadores, sustancia que con su aparición indica un determinado estado biológico, para el diagnóstico etiológico de diversas demencias, especialmente de la enfermedad de Alzheimer. El empleo de este tipo de biomarcadores supone un importante avance al permitir un diagnóstico temprano de la enfermedad, incluso antes de que manifieste sus primeros síntomas. Esto proporciona la posibilidad de ofrecer un tratamiento adecuado desde las primeras fases de la enfermedad para ralentizar su avance.

Debemos tener en cuenta que la utilización de biomarcadores supone un avance sustancial en la metodología de los ensayos clínicos, dado que permite una mejor selección de los pacientes. De este modo, en la jornada se han expuesto una serie de investigaciones con el objetivo de intentar anticipar posibles usos futuros.

Dentro de este marco se ha debatido también sobre el papel de la genética en este tipo de enfermedades, los marcadores cognitivos para el diagnóstico precoz de las demencias y la aportación de la Medicina Nuclear o de la resonancia magnética en el diagnóstico de la demencia, entre otros.