Tribunal SupremoAsimismo, se declara la Responsabilidad Civil directa, con el mismo alcance, de la aseguradora CIA THE LONDON STEAMSHIP OWNERS MUTUAL INSURANCE ASSOCIATION (THE LONDON P&I CLUB) (cuyo límite de cobertura en la póliza es de 1.000 millones de dólares / 924 millones de euros), así como la subsidiaria de Mare Shipping Inc., propietaria del barco.

Se declara igualmente la Responsabilidad Civil del FIDAC (Fondo Internacional para la indemnización de daños causados por hidrocarburos) con los límites establecidos en el Convenio que lo regula.

La sentencia de la Sala Segunda difiere la concreción del importe de las indemnizaciones en concepto de Responsabilidad Civil a la fase de ejecución de sentencia, si bien señala que la misma debe abarcar la restitución, la reparación del daño, tanto el emergente como el lucro cesante, incluido el daño medioambiental en sus distintos aspectos, y la indemnización de perjuicios materiales y morales, con el límite de las peticiones formuladas por las partes en sus conclusiones definitivas.

En este sentido, se ha aplicado el régimen de RC previsto en el Convenio Internacional sobre Responsabilidad Civil nacida de daños debidos a contaminación por hidrocarburos, que establece un sistema limitado de responsabilidad que en este caso no rige, porque tanto el acusado como la compañía propietaria del buque, actuaron “temerariamente y a sabiendas de que probablemente se causarían tales daños”.

La responsabilidad del FIDAC se ha fijado hasta el límite que para el mismo fija el convenio que lo regula: el Convenio Internacional sobre la Constitución de un Fondo Internacional de Indemnización de daños debidos a contaminación por hidrocarburos de 1992.

 

Grave imprudencia del capitán e incumplimiento del deber objetivo de cuidado

El Tribunal Supremo ha revocado la sentencia absolutoria de Mangouras por el delito de medio ambiente dictada por la Audiencia Provincial de La Coruña, actuando dentro del único margen de revisión que le permite el recurso de casación cuando se interpone contra pronunciamientos absolutorios. Se ha apreciado grave imprudencia por parte del capitán por haber acometido la que resultó ser la última travesía del Prestige en la manera en que lo hizo y por la forma de afrontar la crisis que se presentó.

Remarca, además, que el comportamiento elusivo a la hora de desatender las órdenes de la Autoridad Marítima Española también contribuyó a incrementar el riesgo del vertido.

El Supremo absuelve a Mangouras del delito de desobediencia por el que había sido condenado a 9 meses de prisión por la Audiencia de la Coruña, y se confirma, por otra parte, la absolución del jefe de máquinas del Prestige y de José Luis López Sors, director general de la Marina Mercante en la fecha de los hechos.

Acceso a la sentencia del Tribunal Supremo sobre el caso Prestige

El diario Faro de Vigo ha tenido acceso a esta sentencia del Supremo, de un total de 188 páginas, que puede consultarse en su página web.

COMPARTIR