Concretamente, según la información que recoge hoy El Economista, en el caso de los aseguradores (27 grupos), el tipo efectivo es del 23,33% y el de los bancos (40 grupos) alcanza el 22,34%, para unas bases imponibles totales de 1.855 millones de euros para las primeras y de 2.607 millones para las segundas.

Las cifras de negocios declaradas en 2016, último ejercicio publicado por la Agencia Tributaria, ascienden a 143.219 millones de euros para las entidades de crédito y da un total de 42.748 millones de euros para las aseguradoras.

Destaca en este aspecto que, entre las empresas no acogidas a la consolidación fiscal, son también las aseguradoras las que mayor tipo medio alcanzan, tanto sobre su base (23,84%) como sobre los beneficios (26,93%).