Así lo ha anunciado Emma Navarro, secretaria general del Tesoro, en la presentación de la estrategia del organismo para 2018. Desde 2012, el Gobierno se ha visto obligado a recurrir sistemáticamente a la conocida como hucha de las pensiones, para tapar el agujero que viene acumulando la Seguridad Social por la fuerte destrucción de empleo registrada en plena crisis económica y, posteriormente, por los escasos ingresos en cotizaciones con los nuevos empleos creados desde mediados de 2014.

Según informa Europa Press, Navarro ha indicado que aunque las necesidades de la Seguridad Social se reducirán este año, el año pasado se recurrió al Fondo de Reserva de la Seguridad Social para financiar parte de las necesidades por importe de 7.000 millones, por lo que los recursos de la llamada 'hucha' de las pensiones son inferiores. En este sentido, ha indicado que la estimación sobre el préstamo es “muy prudente” y ha añadido que se terminará de concretar una vez se concluya la ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para este ejercicio.

Con la actual prórroga de presupuestos de 2017, la previsión de déficit de la Seguridad Social para 2018 se mantiene por encima de los 15.000 millones, a pesar de la fuerte mejora del empleo. El gasto de las pensiones crece más rápido que los ingresos generados por los trabajadores.