El Departamento del Tesoro de Estados Unidos cedió a la petición de una parte del sector asegurador y la semana pasada decidió poner a disposición de las compañías un colchón de 22.000 millones de dólares (16.309 millones de euros). La inyección de capital estará disponible para seis aseguradoras: THE HARTFORD FINANCIAL SERVICES, LINCOLN FINANCIAL GROUP, ALLSTATE CORP., AMERIPRISE FINANCIAL INC., PRINCIPAL FINANCIAL GROUP INC. y PRUDENTIAL FINANCIAL INC.

Los recursos para las aseguradoras provienen de los fondos TARP, el programa para ayuda frente a activos problemáticos. De momento sólo alcanza a esas seis compañías, aunque un portavoz del Tesoro dijo que varias entidades más están bajo revisión, por lo que también podrían recibir ayudas económicas.