La pasada semana, como informamos en este Boletín, el Consejo de Administración de Defensa Económica (CADE) y las autoridades antimonopolio dieron su visto bueno a la transferencia del 21,24% del capital que el Gobierno poseía en IRB, filial de BB SEGUROS de BB SEGURIDADE. Esta transacción ascendió a 547 millones de reales (255 millones de dólares).

Después de esta ampliación, el Gobierno Federal seguirá siendo accionista de la reaseguradora junto a Banco do Brasil, BRANDESCO, ITAÚ y el Fondo de Inversión Caixa Barcelona.

El Gobierno junto a Banco do Brasil poseerán el 47,95% de la entidad. El primero tendrá la facultad de vetar y el derecho de designar presidente de IRB. En estos momentos la compañía está valorada en 2.500 millones de reales (1.172 millones de dólares) y capta hasta el 40% del negocio reasegurador del país. Hasta 2007 tenía el monopolio de este mercado.