Tal y como informa el comunicado publicado en la página web de la Superintendencia, en mayo de 2014 se pidieron informes actualizados respecto al plan de regularización y el cumplimento de las disposiciones emitidas por la Junta Bancaria y se estableció que BOLÍVAR tenía deudas de aproximadamente 7.700.000 dólares; valores que se debían a los trabajadores por salarios impagos, clientes por siniestros no cubiertos o no pagados y también con organismos del estado como el Servicio de Rentas Internas, Instituto de Seguridad Social, la Superintendencia de Compañías y a la SBS por contribuciones no pagadas.

Además, continúa el comunicado destacando que tenía pérdidas a mayo de 2014 por 800.000 dólares que, proyectadas a diciembre de 2014 serían de 3.100.000 dólares, por tal motivo la SBS como organismo de regulación y control en aras de precautelar los intereses de todos los acreedores, trabajadores y clientes; dispuso que la compañía entre en liquidación forzosa.

El superintendente Solines señaló que se debe transmitir calma a los clientes y al sistema asegurador ya que esta liquidación no representa el estado de salud de todo el sistema.