La presidenta de UNESPA, Pilar González de Frutos, ha valorado hoy las medidas que se han adoptado en los últimos tiempos en materia de pensiones, pero ha lamentado que este “encadenamiento de reformas” haya impedido que en España, como en otros países de nuestro entorno, se haya abordado “una gran reforma”. “Las reformas del poco a poco son útiles para los políticos, suelen ser inútiles para los ciudadanos, o incluso tóxicas”, ha señalado.

En el marco de las ‘V Jornadas Economía y Empresa’ organizadas por la Universidad de Valencia y Fundación Cañada Blanch, ha anticipado que en la elaboración de la próxima Memoria social del Seguro se está desarrollando un índice que describiese la situación de los diferentes sistemas de bienestar de la UE 15. “La conclusión de este estudio es bastante clara al señalar que el sistema de bienestar español se ve fuertemente penalizado por las características históricas de su mercado laboral y por el hecho de que carece de pilares de capitalización”, sentenció.

Por lo tanto, el sistema hay que reformarlo y, en su opinión, se debe de ir hacia a un sistema de cuentas nocionales o virtuales. “Creo que el sistema de pensiones, para poder mantener su esencia de reparto, debe evolucionar hacia entornos de transparencia muy superiores a los actuales, que recoloquen al ciudadano en el centro de la cuestión”, remarcó.

 

Subvenciones para que las rentas bajas ahorren

Ha ínsistido en en que hay que “ahorrar más”, y eso pasa por el segundo pilar. En este punto, ha detallado, “creo que el sistema más aplicable a mercados desarrollados es el denominado de adscripción por defecto o soft compulsión”, en el que el trabajador es adscrito a un esquema de ahorro, del que mantiene el derecho a salir. La experiencia británica en este modelo muestra que la tasa real de empleados que deciden no ahorrar está entorno al 10%.

Advirtió del riesgo de “inequidad” y le hecho de que solo ahorren los contribuyentes de mayor renta. “Es necesario que las rentas bajas ahorren” y, para ello, reclamó “mecanismos de subvención directa o encubierta” y “una puesta en marcha de esquemas de capitalización coordinados”. En este sentido, deberían recogerse mecanismos de subvención directa o indirecta, al estilo, por ejemplo, de los existentes en Alemania”, concluyó.

Noticias relacionadas

"Los países en vanguardia en previsión social son aquellos que han incorporado el ahorro a las relaciones laborales"