Por otra parte, teniendo en cuenta el balance de la mutualidad al cierre del pasado año, que arrojan cifras positivas, “consideramos insuficiente la dotación presupuestaria de 2017 (1.703 millones de euros, un 1,84% más) y trabajaremos para que el Gobierno devuelva los recortes sociales practicados durante la crisis económica, además de mejorar la atención sanitaria”, afirma en su comunicado.

MUFACE ha ofrecido un saldo positivo en su presupuesto de 42,91 millones de euros, superando por primera vez la situación de números rojos en el resultado presupuestario (diferencia entre los derechos y obligaciones) que arrojaba esta mutualidad a lo largo de los últimos años, según la liquidación del presupuesto correspondiente a 2016, facilitada a CSIF.

Aumento de mutualistas

Además, tras cinco años de descenso en el número de funcionarios titulares, en 2016 se ha revertido la situación, con 4.626 titulares más respecto al año anterior. En la actualidad hay 961.027 titulares y 522.530 beneficiarios. Con todo, desde el comienzo de la crisis se han perdido casi 15.000 mutualistas.

CSIF ha pedido que en el nuevo concierto se resuelva la atención sanitaria de la zona rural, que se busque una solución para resolver los problemas generados por la utilización de la urgencia vital con medios no concertados de forma que sea la mutualidad la que resuelva el problema y no se cargue al mutualista y que se ponga una fecha concreta para la implantación de la receta electrónica. “También hemos pedido que se revise la gestión de la mutualidad que data de hace cuarenta años cuando se creó al objeto de optimizar los recursos y poder incrementar al presupuesto destinado a la asistencia sanitaria”.