Entre los beneficios de la nueva ley se aumenta el presupuesto destinado al funcionamiento de los bomberos voluntarios, que se incrementa del 3,2% al 5% por 1.000 de lo recaudado por las compañías aseguradoras en concepto de emisión de primas de seguros (excepto las del ramo vida).

“Esta mayor financiación no será solventada con un nuevo impuesto sino que el 100% recaerá sobre el mercado asegurador”, explicó Javier Ferlise, director ejecutivo del Consejo Nacional de Federaciones de Bomberos Voluntarios, quien indicó que de esta forma “Argentina se pone a la vanguardia y ratifica la importancia del bombero voluntario, que reúne un altísimo porcentaje sobre los bomberos que dependen de las provincias”.

Asimismo, se establece que las Federaciones Provinciales de asociaciones de bomberos voluntarios recibirán un 50% más de lo que venían percibiendo, por lo que deberán destinar los fondos a gastos de funcionamiento y a capacitación, en partes iguales. Además, contempla la creación de la Fundación Bomberos, que salvaguardará los derechos e intereses de aquellos bomberos que tengan alguna dificultad por algún accidente; así como un Registro Único de Bomberos para recopilar y administrar información relacionada con los recursos humanos, materiales y servicios prestados. Además, se otorgarán exenciones fiscales para las Asociaciones de Bomberos.

La Ley ha quedado a disposición del Ejecutivo para su promulgación. Arribalzaga indicó que ahora el desafío es presentar en el Congreso de la Nación “un proyecto a nivel nacional para lograr que bomberos de todo el país puedan tener el reconocimiento del Estado”, pero aclaró que Entre Ríos seguirá luchando para que se aplique la 8105, que garantiza obra social para los trabajadores bomberos y una pensión por su trabajo.