¿Qué os ha llevado a poner en marcha esta iniciativa? ¿Cuál es el origen del proyecto?

La Escuela de Pensamiento Cultura y Economía del Envejecimiento es una iniciativa de Fundación Mutualidad de la Abogacía que surge con la intención de dar respuesta al análisis de las consecuencias del mayor logro de la humanidad, que es el de la longevidad y que tenemos la fortuna de vivirlo en primera persona. El origen del proyecto nace desde los Órganos de Gobierno de MUTUALIDAD DE LA ABOGACÍA y en el entendimiento de la necesidad de abordar uno de los grandes desafíos de nuestro tiempo, como es el envejecimiento de la sociedad, desde una perspectiva interdisciplinar que va más allá del análisis de los planteamientos tradicionales de los instrumentos de ahorro para la jubilación.

Para cumplir con este mandato, la Escuela postula que primero hay que entender la realidad biopsicosocial y dignidad de la persona que envejece y solo después analizar las consecuencias económicas del proceso de envejecimiento tanto en  las sociedades desarrolladas y en vías de desarrollo.           

¿Cuáles son los objetivos de esta Escuela de Pensamiento? ¿Con qué horizonte temporal trabajáis para lograr estas metas?

La Escuela se ha constituido como un espacio de reflexión permanente sobre la Cultura y Economía del Envejecimiento, con el objetivo que crear un cuerpo doctrinal específico que permita a los intervinientes de la  sociedad en cualquiera que sea su posición, entender las consecuencias que en la economía presenta la longevidad y así tomar decisiones informadas por los actores concernidos en su ámbito de actuación, desde la administración, la sociedad civil y benéfica, los poderes públicos, la industria financiera-aseguradora, de salud, servicios….y la propia Academia.

Por lo tanto, se presenta en sociedad con vocación de continuidad en el tiempo. El alcance de la Economía del Envejecimiento es de tal dimensión que amerita la vocación de permanencia para lograr la influencia social mediante la reflexión crítica que trate de revertir la idea asentada en el imaginario social de asimilar envejecimiento a carga o problema, propio de las sociedades etarias.


ABIERTOS A TODOS LOS ACTORES

¿Es la Escuela una iniciativa abierta a otros actores del mercado? ¿Cómo esperáis colaborar en el logro de los citados objetivos con otras instituciones sectoriales, administración, etc?

En efecto, la Escuela está abierta a todos los actores, no solo de mercado de seguros, sino también institucionales, sociales y académicos. En todas las incitativas solicitaremos la colaboración de personalidades / entidades que puedan contribuir su visión atendiendo a su especialidad de este modo podemos ir creando un corpus doctrinal de Economía de Envejecimiento, elaborado desde diferentes perspectivas de áreas de conocimiento.

Y no menos importante, pretendemos organizar espacios de debate en distintos formatos que permitan despertar el interés e identificar visiones de grupos sociales ajenos al envejecimiento como pueden ser los jóvenes y que nos hagan reformular la visión que podamos tener desde el estudio especializado.

Por último, tenemos la intención de establecer líneas de colaboración con instituciones internacionales y extranjeras  que ya  analicen este fenómeno que es global y así integrar este conocimiento enriqueciendo con el trabajo de la Escuela.


CONFIGURACIÓN DE UN MODELO ACTUARIAL CONDUCTUAL

¿Qué acciones y proyectos concretos tenéis pensado desarrollar?

Para el primer año de actividad tenemos programado el conjunto de proyectos que esperamos sean de interés para la sociedad y que como ya hemos comentado queremos poner en el centro del análisis a la persona en sus distintas etapas vitales.

Hemos iniciado ya dos proyectos que se publicaran en sendos libros. En el primero de ellos, en colaboración con AGERS, abordamos el riesgo del envejecimiento en la empresa, donde analizaremos desde todas perspectivas la evolución del trabajador por razón de la edad dentro de las empresas. Entendemos que el envejecimiento en la empresa debe ser incluido en el mapa de riesgo empresarial y como tal debe ser medido, gerenciado y eventualmente mitigado.

En el segundo proyecto, en colaboración con la Universidad de Valencia, abordaremos bajo la llamada Economía de Comportamiento, la configuración de un modelo actuarial conductual. Se trata de identificar los factores de propensión al ahorro para la jubilación, de tal modo que una persona joven que se incorpore al mercado de trabajo pueda determinar mediante capitalización actuarial-conductual el ahorro que dispondrá en la fecha de jubilación. Esta investigación es pionera e inédita en la industria del seguro y la pondremos a disposición de la comunidad para que puedan modificar sus modelos de ahorro en fase de acumulación.

En el programa de actividades hemos contemplado además la participación en congresos, jornadas, seminarios, foros, para suscitar la reflexión, aportar y recibir diferentes perspectivas sobre el envejecimiento y su relación con la economía y la cultura.

Por último, estamos ya en proceso de colaboración con universidades y con revistas de Economía y Actuariales con diferentes artículos que sitúan abordan diferentes perspectivas de la Economía del Envejecimiento, lo que contribuye al conocimiento de esta nueva disciplina.

¿Cómo encaja esta iniciativa dentro de la estrategia de RSC de la mutualidad?

El Plan Estratégico para 2018-2022 marca como uno de los grandes objetivos el que la fundación se convierta en referencia no solo para sus mutualistas y la abogacía como hasta ahora era habitual, sino también para el sector financiero y la sociedad en general por su compromiso social y con la cultura financiera y la previsión individual analizada desde todos sus gradientes y no solo desde el simplista y economicista prisma del ahorro previsional, poniendo así en valor su espíritu mutual y carente de ánimo de lucro.

De esta forma, desde la imparcialidad e independencia de las personas y actividades que conforman la mutualidad y su fundación, esta será percibida y reconocida como una institución moderna, transparente y capaz de aportar valor y adaptarse ágilmente a los cambios de su entorno y de la sociedad.


VISIÓN HOLÍSTICA

¿Cuál es el perfil de los miembros del Consejo Científico? ¿Y sus funciones y operativa?

El perfil de los distintos miembros del Consejo Científico garantiza la visión holística necesaria para abordar un asunto tan complejo como es el del envejecimiento humano. Así, en el Consejo Científico están presentes representantes muy reputados en sus áreas de conocimiento como son el derecho, la ética, la filosofía, la sociología, la medicina, la demografía poblacional, la economía, la ciencia actuarial y la responsabilidad social.  Ahora bien, el alcance del análisis puede y debe incluir otras áreas complementarias que analizaremos con especialistas en estas materias.

Las funciones del Consejo son recabar el juicio experto en sus áreas de especialidad para garantizar que el análisis de los temas elegidos sea abordado de la forma correcta desde la metodología científica. Además, por la alta reputación de cada uno de los miembros del Consejo, nos permitirá identificar y decidir las materias que merecen ser abordadas en la Escuela.


REORIENTAR ESTRATEGIAS HACIA EL ENVEJECIMIENTO

Hay un interés creciente en las aseguradoras por la denominada economía para el envejecimiento. ¿A qué se debe?

La industria del seguro entiende que el envejecimiento es una realidad social a la cual debe por razón de su actividad dar oportuna respuesta. La aproximación al envejecimiento en el ámbito del seguro de Vida se ha articulado en dos vertientes, en la fase de acumulación de ahorro, donde propondremos un modelo innovador de pricing, incorporando a la ciencia actuarial modelos avanzados de economía conductual con algoritmos de inteligencia artificial.

En la fase de desacumulación del ahorro, abordaremos propuestas como rentas de la cuarta edad, donde el asegurador pueda asumir en términos de certeza razonable el riesgo de las rentas vitalicias. Además analizaremos la oportunidad y necesidad de establecer criterios de gestión patrimonial éticos y eficientes en la fase de jubilación en sus distintas etapas vitales. Por último, tenemos que entender las nuevas formas de trabajo post-jubilación, para que la industria del seguro adecúe su catalogo a esta nueva realidad que no es conocida en todo su alcance.

¿Qué oportunidades puede traer consigo para las entidades?

El trabajo que desarrolle la Escuela de Pensamiento, para la industria del seguro permitirá identificar un nuevo ecosistema de riesgos asociado a la longevidad humana. Los riesgos que suscriben las aseguradoras se verán modificados de manera sustancial tanto en su frecuencia como en su intensidad e incluso emergerán nuevas contingencias que necesitarán respuesta del seguro.

La dimensión de la Economía del Envejecimiento ha sido analizada en el     estudio de la Comisión Europea titulado Estudio de la Silver Economy, de 2018. Los expertos del estudio pronostican que la contribución de esta nueva economía al PIB europeo alcanzará los 6,4 billones de euros y los 88 millones de empleos para 2025. Esto equivaldría al 32% del PIB de la UE y al 38% del empleo de la Unión. Estas cifras nos dan una idea de la necesidad del seguro en reorientar su estrategia hacia el envejecimiento.

Estas cifras  aplican a todos las áreas de actividad, desde la movilidad, la adecuación de la vivienda, las nuevas formas de residencia, el ocio, la salud, el ahorro patrimonial, la tecnología, en un horizonte vital que supera los 20 años de edad y donde la fragilidad biológica que avanza con la edad necesita respuesta del seguro diferenciadas.

¿Qué rol puede desempeñar el sector asegurador para dar respuestas a las necesidades de una sociedad cada vez más envejecida?

El sector asegurador interviene en la sociedad como garante de que una nueva rama de actividad empresarial está asentada en la economía. Dicho de otra manera, la Economía del Envejecimiento debe contribuir a identificar las contingencias propias del envejecimiento humano, bajo el principio de dignidad y calidad de vida, y contribuir al entendimiento de la asegurabilidad de los riesgos.


SOLIDARIDAD MUTUAL Y LA CALIDAD DE VIDA DIGNA

¿Qué valor concreto pueden aportar sociedades mutuales en este desarrollo?

El mandato que hemos recibido desde la Fundación de Mutualidad de la Abogacía en la Escuela de Pensamiento es el de estar  alineado con los principios y valores de la Fundación. El mutualismo es uno de sus principios rectores. En este sentido creemos que será necesario reformular los pactos sociales intergeneracionales para la convivencia entre los distintos grupos de edad en una sociedad cada vez más envejecida.

Solo desde el principio de solidaridad mutual se puede abordar la Economía del Envejecimiento. Recordamos que en este mes de marzo hemos celebrado el centenario del sistema de público de pensiones, basado en el reparto y que, aunque deba ajustarse en sus términos paramétricos y no paramétricos, será el pilar básico de la pensión en este siglo XXI.

Las dos hebras del tejido de la Economía del Envejecimiento son la solidaridad mutual y la calidad de vida digna del anciano.


 

Noticias relacionadas

MUTUALIDAD DE LA ABOGACÍA quiere ayudar ante el reto del envejecimiento con su Escuela de Pensamiento