Las palabras de Iturmendi han trasmitido que ese papel social del Seguro parte de un gran “músculo financiero” que tiene el sector y que “está ayudando a reducir muchos problemas que son fronterizos con la pobreza; por ejemplo, en el caso de un siniestro que puede suponer una ruina para una persona o familia, empresarial y afectarle de carácter profesional”.

El Seguro genera cada año el 5,5% del PIB de España, es un dato importante y significativo, comentó Iturmendi, haciendo referencia a los últimos datos aportados por UNESPA en su informe 'Estamos Seguros'. Y a esto se suma que en su conjunto conforma, según destacó, la más potente plataforma de servicio, capaz de resolver más de 5.500 problemas de muy variada índole cada 60 minutos del día, todos los días del año. Para el secretario general de AGERS, es un “compromiso de las organizaciones pero también de las personas”.

La empresa mira a la pobreza como negocio inclusivo

“Cuando hablamos de pobreza extrema tenemos unos porcentajes que están mejorando, pero no nos podemos conformar: 3.000 millones de personas viven con menos de 3 dólares al día y en continua vulnerabilidad”, afirma Maria Jesús Pérez, directora del Área de Investigación e Innovación Social de CODESPA. “El mundo de la empresa se está atreviendo a mirar a este grupo como un mercado, puede parecer paradójico que se vea la pobreza como un mercado. Es factible mirar a este mercado desde una perspectiva en la cual la empresa crea un producto y que la puede hacer partícipe de la economía”, remarca.

En su opinión, “se trata de una población de bajos ingresos, que también consumen productos y servicios, y que puede integrarse como productor, distribuidor o vendedor, en la cadena de valor de la empresa. Un mercado potencial al que las empresas pueden llegar de diferentes formas. Son los llamados negocios inclusivos”.

Para dar soporte a esta demanda surge el microseguro, producto de bajo coste que está diseñado para ofrecer protección a esa base piramidal del mercado. Los más utilizados son los seguros de Vida asociados a cancelación de créditos. Junto a estos mciroseguros más en uso destacan aquellos que son seguros de Vida y Accidentes; de Salud, que normalmente tienen una cobertura parcial y por último, los seguros Agropecuarios, estos últimos, según detalla Pérez, tendrán un impacto enorme en la lucha contra la pobreza.

La sostenibilidad del microseguro  

Actualmente, que las empresas incorporen RSC, suele ser algo común; el fin social existe, pero no es suficiente. Por ello, se habló mucho ayer durante la mesa redonda de negocios inclusivos, donde la actividad empresarial mantiene un fin social, con productos y servicios que ponen su foco en entender las necesidades reales de esta población y dar una respuesta empresarial. En ese campo los negocios inclusivos, y para el seguro los microseguros deben serlo, nacen como "otra forma seguir viendo la actividad empresarial pero que se suma con el deseo de atender esas necesidades de población que está permanentemente en riesgo", coincidieron en destacar todos los ponentes.

Todos los expertos coinicieron en destacar que “los microseguros permiten un colchón adicional para que la población no se vean atrapada permanentemente en una pobreza extrema”

¿Cómo operan los microseguros? En la práctica se ha avanzado mucho de la mano de las microfinanzas y de los microcréditos, que se han convertido en un instrumento muy importante. Así el modelo más extendido es el modelo socio-agente: los microseguros se suman a esta labor de microfinanzas y trabajan en colaboración ambas entidades. Así, el más extendido es cuando una entidad aseguradora se asocia con una institución de microcréditos. Otros modelos que existen con estos productos son los modelo de mutuas, modelos de servicio integral, modelo de venta directa, en el que la aseguradora gestiona todo.

No obstante, aunque el microseguro empieza a ocupar un espacio en los países en vía de desarrollo las cifras aún son muy poco siginificativas: En América Latina los mercados de microseguros son muy pequeños, el 0,5% de las pólizas contratdas. Una cifra que mejora en África, que está creciendo mucho, un crecimiento del 63%, entre 2011-2014, el 1,2% de las pólizas.

Esta misma idea fue ratificada por Juan Arsuaga, presidente del CAI y de LLOYD’S, que subrayó que desde el seguro se hace lo posible por trasladar modelos más sostenibles y por ayudar a las poblaciones más vulnerables: “Aunque nos queda mucho por hacer también, tenemos ya un camino andado en los microseguros”. Entre algunas de las cifras que aportó el directivo, destacó que: "Existe un gap de 168.000 millones de dólares en primas para proteger adecuadamente a los países únicamente en lo referente a desastres. De las 42 principales economías, 17 están claramente infra-aseguradas". También reseñó que "un 1% de aumento en la penetración del seguro se refleja en un 13% de reducción en pérdidas no aseguradas y en una deducción del 22%en la presión fiscal inmediatamente posterior a la ocurrencia del evento. Ello si hiciéramos una media equivale al 2% del PIB de cualquier país".

Por último, desde DIVINA PASTORA se puso de relieve cómo nació hace 60 años para dar soporte a un grupo muy vulnerable como eran las limpiadoras del hogar a través de la mutualidad. “El origen del seguro  también tiene un origen mutual de dividir el riesgo y con una contribución de todos cubrirnos”, afirmó Ignacio López Catalá, secretario general de la aseguradora.

¿Y si no existieran los seguros?

Como colofón final se emitió el vídeo ‘Un mundo sin seguros’ realizado por Fundación MAPFRE a principios de este año, en el que muestra cómo sería el mundo a nivel económico, social, jurídico, en sus relaciones, etc., si no existieran los seguros. “Se pierde toda la confianza, y sin confianza no te arriesgas, no vives”, se remarcó desde Fundación CODESPA. “Esta es la realidad que viven millones de personas que sufren de pobreza extrema y que no poseen ningún tipo de aseguramiento. Cuando sufren un siniestro, una muerte o cualquier otro tipo de desgracia, pierden lo poco que tienen”.

COMPARTIR