Alex Preukschat, coordinador del libro, ha afirmado durante la presentación que Blockchain “podría ser la disrupción de los disruptores de internet como Google, Facebook o Amazon, para crear una economía descentralizada, lo que permitiría la aparición de nuevos modelos de negocio que sirvan para hacer frente a estos gigantes tecnológicos”.

Todos los autores presentes en el acto han coincidido en remarcar su característica fetiche “la capacidad para descentralizar la confianza, permitiendo eliminar intermediarios en muchos procesos y servicios empresariales, dando lugar a nuevos modelos de negocio basados en la desintermediación y la colaboración”. Una idea que confirme Gonzalo Gómez, responsable de Estrategia de negocio digital y Servicios financieros de Informática El Corte Inglés y moderador de la mesa dedicada a La Sociedad descentralizada y co-redactor del capítulo sobre Banca y seguros: “En el sector bancario Blockchain nos va a permitir optimizar los procesos actuales y reconfigurar completamente, no sólo dichos procesos o la experiencia de usuario, sino también la propia naturaleza de las entidades financieras, con nuevos modelos de negocio e involucrando a actores ajenos al sector”.

Cómo puede usar el seguro esta 'cadena de bloques'

Gonzalo Gómez ha explicado que, pese a ser uno de los que más potencial de implantación tiene en áreas como automatización de pagos, certificación de procesos y garantía de integridad de la información, interoperabilidad, identidad digital y ciberseguridad o en la simplificación de contratación y ejecución de pólizas de reaseguro, el sector asegurador “se encuentra algo menos maduro, tecnológicamente hablando”. Aunque las aseguradoras sí son conscientes del impacto que esta tecnología tendrá en el mercado “y así lo constata el consorcio creado por cinco de las principales compañías aseguradoras, AAEGON, ZURICH, ALLIANZ, MUNICH RE y SWISS RE, que han creado un punto de encuentro donde estudiar las posibilidades y beneficios que blockchain puede aportar al sector asegurador”.

Añade que la aplicación de los contratos inteligentes es dónde más foco están poniendo actualmente las compañías aseguradoras. Mediante ellos, cuando se produce un determinado evento, se desencadena un proceso automatizado que ejecuta una operación recogida en el contrato, “todo ello, sin intervención de terceros”. Este modelo habilitará el acceso a plataformas automatizadas en las que será el software, en lugar del cliente, el que automáticamente haga una selección de la mejor oferta, “todo en tiempo real y de forma autónoma”.

Un Apple Store Financiero

El sector bancario ha apostado de forma decisiva por Blockchain y otras tecnologías, en un escenario con bajas rentabilidades, grandes exigencias regulatorias y una redistribución de sus capacidades para llegar al cliente, “marcada sobre todo por la desaparición del canal presencial como forma predilecta de relación”, opina Gómez. Tecnologías como Blockchain, las API o la apertura de los entornos financieros impuesta por legislaciones como la PSD2, hacen suponer que el modelo al que debe evolucionar el sector financiero a medio plazo será aquel que sea capaz de crear una plataforma financiera API al más puro estilo de Apple Store Financiero, donde desarrolladores externos creen nuevos productos y servicios financieros utilizando el API de un banco, “con la ventaja de que los beneficios de este trabajo desarrollado sean compartidos con el propio banco”. Apunta, además, que el nuevo modelo “se basa en el desarrollo de un ecosistema colaborativo con fintech y otros partners para la monetización de los activos y de los datos de las entidades financieras”.

Por último, Carlos Kuchkovsky, CTO de nuevos negocios digitales de BBVA y autor del capítulo sobre la utilización de Blockchain en el futuro, ha explicado que gracias a las tecnologías que existen alrededor “estamos evolucionando del internet de la comunicación a un nuevo internet para la cooperación y colaboración. Nos encontramos en el comienzo y aún nos quedan grandes retos que resolver y en los que trabajar juntos, pero la potencia de impacto en la sociedad es enorme”.

Kuchkovsky resaltó que el sector financiero ha sido el primero en crear consorcios para explorar las oportunidades de esta tecnología. "La coyuntura de generar eficiencias para poder realizar pagos internacionales en tiempo real, en lugar de en tres días y la posibilidad de ofrecer sistemas de alta a nuevos clientes de manera más segura y fácil son dos de los grandes ejemplos en los que varios bancos estamos trabajando en común". Por otro lado, añadió "la posibilidad de generar nuevos modelos de negocio y de poder cubrir las necesidades de interacción de persona a persona o entre colectivos de manera diferente es otra de las grandes oportunidades que brinda esta tecnología”.