En términos de rentabilidad, comenta Staib en el estudio, “las tasas de interés, históricamente bajas, continúan siendo un problema, especialmente para las compañías se seguros de Vida. Junto a los incrementos de los ingresos, la rentabilidad en No Vida mejoró moderadamente, gracias a las benignas pérdidas por catástrofes y a la liberación de reservas. Al mismo tiempo, el sector sigue estando bien capitalizado, aun cuando las cifras GAAP sobrevaloran los actuales niveles de capitalización como consecuencia de las bajas tasas de interés”.

VIDA VUELVE A CRECER…

El negocio en Vida se incrementó un 2,3%, hasta 2,62 billones (2,01 billones de euros), tras una contracción del 3,3% el año anterior. “Aunque este aumento es alentador, el crecimiento continúa rezagado respecto a la tasa media de crecimiento anterior a la crisis, valora la reaseguradora.

Con más detalle, se explica que el volumen Vida aumentó un 4,9% en los mercados emergentes, tras la brusca caída sufrida en 2011 como consecuencia de la contracción en India y China a raíz de cambios en las regulaciones respecto a la distribución de seguros. El crecimiento en los mercados avanzados fue del 1,8% (3% en 2011), gracias, en gran medida, al buen funcionamiento de los mercados avanzados de Asia y Estados Unidos, mientras que los mercados de seguros de vida en Europa Occidental continuaron contrayéndose.

…Y NO VIDA REMONTA EL CRECIMIENTO

Las primas en No Vida aumentaron un 2,6 % en 2012, hasta 1,99 billones (1,52 billones de euros). Sin embargo, se apunta en el informe, esta cifra sigue siendo inferior a la tasa media de crecimiento anterior a la crisis. En los mercados emergentes, las primas de No Vida aumentaron un 8,6% en 2012 (8,1% en 2011).

La recuperación en los mercados avanzados cobró impulso y el crecimiento repuntó hasta el 1,5 % (0,9%, en 2011), siendo 2012 el cuarto año consecutivo de aumento de primas después del declive de 2008, se apunta. 

PERSPECTIVAS

Mahesh Puttaiah, uno de los autores del estudio, cree que a corto plazo, “las expectativas de crecimiento de las primas se sitúa por debajo de las tendencias anteriores a la crisis”. En Vida, la expansión en los mercados emergentes probablemente se acelerará a medida que India y China se adapten al nuevo marco normativo, “pero la debilidad en Europa Occidental empañará la evolución de los mercados avanzados”.

No Vida es “más positivo”, ya que el sector se beneficiará del buen desempeño económico de los mercados emergentes y los incrementos selectivos de las tasas en los mercados avanzados. “Sin embargo, el aumento de tarifas probablemente será moderado dado el exceso de capacidad en la mayoría de los mercados”, matiza Puttaiah.