Respecto a las primas, alcanzaron los 57.398 millones de euros, lo que representa una caída interanual del 5,2%, registrándose dicho descenso tanto en el negocio de Vida (-9%) como en el de No Vida (-1,9%).

En cuanto al ranking mundial, el sector asegurador español ha descendido dos puestos en la clasificación de los mercados aseguradores mundiales y se sitúa en la posición decimocuarta, habiendo sido superado por Taiwán y Brasil. En Vida, España se sitúa en decimosexta posición, igual que en 2011, y en No Vida mejora un puesto, hasta el decimosegundo lugar. Asimismo, el gasto medio anual en seguros por habitante en España ascendió a 1.214 euros, con lo que mejora una posición, hasta la vigésimo cuarta. Además, el sector asegurador representa el 5,5% del Producto Interior Bruto español (PIB).

"MODERADO OPTIMISMO" PARA ESTE AÑO

Así lo muestra el informe 'El mercado español de seguros en 2012' que, presentado ayer por el vicepresidente de Fundación Mapfre y también presidente del Instituto de Ciencias del Seguro, Andrés Jiménez, utiliza estadísticas y datos tanto de asociaciones sectoriales como de organismos oficiales. El estudio incluye, asimismo, perspectivas para este año en el que pese a las incertidumbres, existen razones que pueden justificar un “moderado optimismo” para el sector asegurador español. En él también se pone de manifiesto que MAPFRE sigue liderando el ranking total de grupos aseguradores, con una cuota de mercado del 13,9% y un volumen de primas de 7.956 millones de euros.

La presentación también contó con la participación de la directora del Centro de Estudios del Instituto de Ciencias del Seguro, Begoña González, y el Consejero Delegado de MAPFRE VIDA, Juan Fernández Palacios, que abordó los retos a los que se enfrenta el sector a corto plazo, destacando el papel del seguro como instrumento para reducir la incertidumbre, sobre todo en momentos de crisis, y como complemento a las prestaciones públicas.