Actualidad Aseguradora América Latina (‘AAAL’).- ¿Cómo se está desarrollando la actividad aseguradora en su mercado durante este ejercicio y qué previsiones manejan para el cierre?

José Luis Camacho.- Se está desarrollando positivamente. Tenemos un crecimiento relativo positivo (9%) en producción neta de anulaciones respecto a 2015.  En el primer semestre del año, las primas registradas del sector asegurador boliviano alcanzaron los 240 millones de dólares. Se pagaron siniestros por 137 millones de dólares, con un crecimiento del 37% con relación al mismo periodo de 2015.

Se estima que para finales de año, si se mantiene una tendencia similar de comportamiento, el sector llegue a los 500 millones de dólares de producción directa neta de anulaciones e indemnice en siniestros más de 270 millones de dólares.

‘AAAL’.- ¿Qué líneas y negocios han tenido un mejor comportamiento? ¿Cuáles, por el contrario, necesitan un impulso?

José Luis Camacho.- En Seguros de Personas destacan las líneas de Vida Individual, Salud o Enfermedad y Desgravamen Hipotecario, y en Seguros Patrimoniales, la línea de Fianzas.

Durante el pasado año el nivel de primas anual en el sector boliviano ha mostrado un incremento del 7,73% con relación a la gestión 2014, facturando un total de 449,4 millones de dólares por primas.  Por otro lado, se indemnizaron por siniestros 224,3 millones de dólares, lo que representó un índice siniestral anual del 49,92%. Los crecimientos en Vida Individual, Salud o Enfermedad denotan el aumento en la utilización del servicio de seguro por parte de los consumidores o asegurados más orientado a cubrir la necesidad personal, de preservar la integridad física y la económica familiar, antes que la de los bienes materiales.

En el caso de Desgravamen Hipotecario acompaña con el crecimiento del sector de entidades financieras, orientadas a créditos comerciales, pymes y crédito productivo. El crecimiento de la línea de Fianza denota la inversión estatal boliviana en infraestructura: caminos, aeropuertos, hospitales, trenes, etc. 

Estos incrementos han beneficiado al desarrollo sostenido del mercado asegurador de nuestro país, pese a la disminución de la producción en las líneas de seguros de Transportes, Responsabilidad Civil e Incendios con relación al año 2014.  El sector asegurador boliviano mantiene en términos generales un crecimiento sostenible acompañado de resultados económicos financieros positivos.

Cambios normativos

‘AAAL’.- ¿Cómo está afectando al sector la modificación de la Ley de Seguros 1883 / SOAT 2016? ¿Qué otras mejoras se está promoviendo desde la Asociación?

José Luis Camacho.- Debemos realizar una aclaración previa, que la modificación de la Ley 1883, realizada en 2015, fue específicamente para el tema del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT), pero no así es la reforma total de la Ley 1883 que se esta debatiendo en el poder ejecutivo.

En dicha modificación de la Ley 1883, se han introducido importantes cambios al SOAT, como son:

  1. La actualización de las coberturas de gastos médicos e incapacidad total permanente y/o muerte, que implican el incremento del monto del capital asegurado en riesgo de Bs. 24.000 y Bs. 22.000 ( de 3.564 dólares y 3.267 dólares) respectivamente; que produce un cambio fundamental en los cálculos actuariales y económicos de las aseguradoras, además que replantea un gran ajuste en costos y gastos, para poder ser competitivas, teniendo en cuenta que los precios tendieron a mantenerse o bajaron de acuerdo al tipos de automotores cotizados .
  2. Apertura para que el SOAT pueda ser comercializado tanto por compañías de seguros generales como de seguros de personas. Durante 15 años solo lo comercializaron las compañías de seguros generales.
  3. La implementación de elementos de control más modernos, como la roseta electrónica compatible con el sistema del B-SISA de la Agencia Nacional de Hidrocarburos -ANH-, aspecto último que a partir de 2017 podrá ser puestos en marcha. Esto permitirá un mayor control en los vehículos no asegurados, puesto que permitirá la no venta de combustible para aquellos vehículos que no estén con SOAT.  Este paso permitirá una mayor penetración en el SOAT, que tiene un alto contenido social y económico para la población boliviana.
  4. La utilización de medios electrónicos y telemáticos para la comercialización de SOAT; esto permitió que las autoridades gubernamentales aprueben la modificación a la Ley 1883 para que no solo el SOAT sea comercializado a través de medios electrónicos, si no todos los otros productos o líneas de seguros.  Este es un gran hito en el desarrollo de seguros en Bolivia, pues supone una modernización del sector; gran reto para todos los empresarios y ejecutivos del sector asegurado boliviano.

José Luis Camacho  Presidente de Asociación Boliviana de Aseguradoras (ABA)‘AAAL’.- ¿Qué ha significado para el sector abrir la posibilidad de utilización de medios electrónicos en la venta de todo tipo de seguros?

José Luis Camacho.- La utilización de medios electrónicos en la venta de todo tipo de seguros en Bolivia significa un gran paso y un gran logro para nuestro sector, porque da la posibilidad de utilizar instrumentos y herramientas masivos y modernos para ofertar productos de seguros.

Esta nueva oferta tenderá a favorecer en gran medida a la población, pues tendrá acceso a servicios más ágiles, con menor costo y con medios confiables, seguros y modernos.  Estamos seguros que esto llevará a una mayor penetración del seguro en nuestro país, además que facilitará los procedimientos de comercialización, análisis, selección y suscripción de seguros.

Este es un gran hito en el desarrollo de seguros en Bolivia, pues supone una modernización del sector; gran reto para todos los empresarios y ejecutivos del sector asegurado boliviano.

‘AAAL’.-  Y en cuanto a la aprobación del Reglamento del Seguro de Desgravamen y el Reglamento para Entidades de Intermediación Financiera que actúan como Tomadores de Seguros Colectivos, ¿Qué implicaciones tiene para el sector y qué papel ha tenido la Asociación en estas regulaciones?

José Luis Camacho.- El nuevo Reglamento de Seguro de Desgravamen, emitido mediante resolución por la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros, se inicia a partir del 1 de enero de 2017. Esta reglamentación marca una nueva etapa para la comercialización de esta línea de negocios; se produce un cut off de toda la cartera de todas las compañías del mercado.  La función de este nuevo Reglamento es dar cumplimiento a la exigencia de la Ley Nº 393 de Servicios Financieros que en su Artículo 87 establece que “Todo seguro colectivo a ser tomado por las entidades de intermediación financiera por cuenta de clientes, deberá realizarse a través de licitación pública, de acuerdo a pólizas uniformes establecidas conforme la normativa emitida por la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros”.  Ambos Reglamentos se constituyen en normativas en favor de los beneficiarios.

Como ABA hemos estado permanentemente gestionando y representando al sector ante la APS, con el fin de alcanzar una normativa que haga viable el desarrollo de este negocio.  Casi dos años han pasado, desde el primer Reglamento que fue revocado, impugnado y recurrido por varias compañías del sector asegurador; ABA colaboró en la orientación y gestión correspondiente.  Hoy en día tenemos un nuevo Reglamento que hace viable el desarrollo del negocio de desgravamen hipotecario y el desarrollo de banca seguros.

Socios estratégicos de las entidades gubernamentales

‘AAAL’.- Uno de los factores más importantes de crecimiento económico del país es la inversión pública  que se hace desde el gobierno nacional. ¿Se están impulsando acciones entre el sector público y el privado?

José Luis Camacho.- Gracias a los mecanismos de atomización de riesgo y apalancamiento financiero que tiene el sector asegurador, podemos decir que el seguro es el único sector de la económica boliviana que puede dar soporte a las garantías que necesita el Estado para el desarrollo de las inversiones en los próximos años. El sector privado en general, y el sector asegurador en particular, apoyan a la inversión pública del Estado, mediante la cobertura de riesgo con los seguros de Fianzas, a más o menos el 70% de la misma, lo que nos convierte en socios estratégicos de las entidades gubernamentales aseguradas que requieren de este instrumento para la ejecución garantizada de dicha inversión.

‘AAAL’.- ¿Qué papel juegan en la actualidad los productores de seguros? ¿De qué forma cree que cambiará con la incorporación de nuevos canales de distribución aseguradora?

José Luis Camacho.- Los productores de seguros (agentes y corredores de seguros) son uno de nuestros aliados estratégicos para el desarrollo del negocio; cumplen en general un rol comercial en la colocación de pólizas de seguros.  Sin embargo, estamos convencidos que con la inclusión de medios electrónicos en la venta de seguros, las compañías de seguros contarán con un canal de distribución alternativo mucho más eficiente y eficaz, pudiendo llegar en forma masiva y directa a sus clientes.

‘AAAL’.- ¿Qué papel vislumbra tendrá internet y las nuevas tecnologías en el seguro boliviano? ¿Y las redes sociales?

José Luis Camacho.- Las nuevas tecnologías en internet y redes sociales influirán positivamente en el seguro de nuestro país, porque facilitarán al cliente o asegurado el proceso de búsqueda de información y selección de un producto, así como la compra misma, brindándole mayor comodidad.  Estas nuevas herramientas también serán de gran beneficio para las compañías de seguros que podrán tener una mejor y masiva oferta de sus productos; además de menores costos en trámites y procesos burocráticos.

Medidas para incentivar el desarrollo del seguro

‘AAAL’.- La Asociación Boliviana de Aseguradores y la Fundación para el Desarrollo Productivo y Financiero (PROFIN) han firmado la creación de la Red de Microseguros, ¿cómo se está desarrollando en el país? ¿Cómo se puede impulsar más la contratación de los seguros inclusivos en Bolivia?

José Luis Camacho.- Los microseguros han tenido un auge muy relevante en los últimos años, su importancia en el mercado y para la sociedad es cada vez mayor.  En la actualidad, los microseguros como los de Vida, Accidentes y Desgravamen Hipotecario son los de mayor impacto y han logrado que el sector crezca en el área de microseguros, en promedio, un 12% en los últimos cinco años. Se espera que el fortalecimiento y desarrollo de los microseguros y otros seguros innovadores e inclusivos servirán como mecanismos para  incrementar la cultura del seguro y la lucha contra la pobreza en nuestro país.

Creemos que el Estado puede brindar condiciones generales apropiadas, políticas públicas, que permitan al sector privado (particularmente a las compañías de seguros) concentrar sus esfuerzos en brindar seguros al mercado de bajos ingresos, así como una mayor implicación en su responsabilidad de protección social jugando un rol más activo en el desarrollo de la capacidad institucional. 

‘AAAL’.- ¿En qué medida es necesario crear incentivos fiscales y medidas legales para el desarrollo del seguro en el país?

José Luis Camacho.- La Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia considera la vida, la salud y la seguridad alimentaria como derechos básicos y universales; en ese sentido debería generar políticas públicas para que todos los habitantes puedan acceder a servicios que permitan preservar la integridad física y de supervivencia, así como sus necesidades económicas.  ABA propone que se generen políticas públicas que liberen de impuestos a los seguros Agrícolas, de Accidentes Personales, Gastos Médicos Mayores y de Salud o Enfermedad.  Además, que no se pierda el actual beneficio, de liberación positiva,  que tienen los seguros de vida.

Uno de los grandes desafíos que el mercado de seguros plantea hoy al Estado, en términos de legislación y de administración de los seguros, es la reforma del Seguro Social Obligatorio a corto plazo (para proveer salud), en la que Bolivia se encuentra rezagada en relación con la región.  De la misma forma estamos preparados para implementar el seguro Agrícola con la participación estatal que permita que los productores agrícolas enfrenten las catástrofes naturales, lo que se constituye en una pieza clave de la lucha contra la pobreza.  El país ya cuenta con una ley que norma el funcionamiento del seguro agrícola, pero aún falta que el sector privado se incorpore a la ejecución del mismo.

También es necesario el desarrollo de los microseguros, que permiten asegurar bienes por montos menores. Por esta razón, el sector asegurador tiene una propuesta específica para estos productos. Creemos que el Estado puede brindar condiciones generales apropiadas, políticas públicas, que permitan al sector privado (particularmente a las compañías de seguros) concentrar sus esfuerzos en brindar seguros al mercado de bajos ingresos, así como una mayor implicación en su responsabilidad de protección social jugando un rol más activo en el desarrollo de la capacidad institucional. 

 ‘AAAL’.- Las catástrofes naturales sufridas en los últimos años han dado la voz de alarma sobre la falta de aseguramiento entre la población, ¿Cómo potenciaría la cultura aseguradora para que exista mayor concienciación?

José Luis Camacho.- En Bolivia hace falta desarrollar la cultura aseguradora entre el Estado, las empresas privadas y la ciudadanía, además de los medios de comunicación. El Estado debiera considerarnos un aliado estratégico para la lucha contra la pobreza y buscar de manera conjunta políticas públicas que permitan el desarrollo de prevención y previsión en Bolivia.  Las aseguradoras por nuestra parte estamos creando productos fáciles de entender y accesibles en términos de costo para diversos segmentos de la población.